Domingo de compras y densidad de tráfico

  • El 75% del comercio granadino abrió ayer por primera vez en Navidad sin provocar grandes problemas en el Centro, aunque sí aglomeración de vehículos en las grandes superficies

Los granadinos saturaron ayer las aceras de la ciudad en el primer domingo en que el comercio abrió sus puertas en la antesala de la Navidad. Contra todo pronóstico, la preferencia de los ciudadanos por usar las piernas, en lugar del coche, consiguió que el día transcurriera, según informó la Policía Local, sin demasiados problemas de circulación, teniendo en cuenta que el día de compras coincidió con la Operación Retorno del Puente de la Constitución.

Las retenciones más graves se localizaron en los alrededores de Granada. Según el Centro de Control y Gestión de Tráfico de Andalucía Oriental, sí se registraron atascos desde las 12.50 a las 14.36 horas en la A-44, entre Granada y Armilla, por la masiva afluencia de vehículos de la Costa, así como pequeñas retenciones en la zona del centro comercial Kinépolis, dado que su apertura coincidió con la instalación del mercadillo de Almanjáyar.

También el viento dificultó la conducción en la N-323, especialmente en la zona costera, donde se alcanzaron rachas de 60 kilómetros por hora, mientras que la niebla afectó a la A-92, a la altura de Loja por la mañana y de Gor por la tarde, condicionando el tránsito de vehículos. No obstante, hasta última hora de la tarde, no hubo que lamentar accidentes de gravedad en toda la provincia.

En la ciudad, la pasada jornada estuvo marcada por el buen tiempo, por lo que se superó la afluencia de público de otros años, según la presidenta de Centro Comercial Abierto, Raquel Ruz. Además, la sucesión de días festivos por el Puente de la Constitución animó a que el 70 por ciento de las tiendas -en torno a un 15 por ciento más que otros años- abriera.

En ellas, los ciudadanos realizaban sus compras, comparaban precios o simplemente curioseaban. "Llevamos una hora abiertos y los clientes no nos han dejado respirar", comenta Marina Raya, la dependienta de una juguetería, una de las tiendas más visitadas en estas fechas, aunque ayer eran pocos los padres que, acompañados por sus hijos, se arriesgaban a que una compra acabara con la ilusión de los más pequeños. "Los domingos no son un día muy fuerte de ventas porque están los niños", explica. Alejandro Roldán, el jefe de la sección de juguetería de unos grandes almacenes.

Parece que cada año los granadinos son más previsores e incluso hay quien ya tiene todos los regalos en casa, como Mercedes Cortés y Francisco García, que han preferido "evitar agobios".

Pero ayer no sólo se compraba para los demás, sino que en los probadores de las tiendas de ropa los vestidos de fiesta hacían cola para ser probados. "Es mejor venir con tiempo, porque luego no quedan tallas o ya no está la ropa", asegura Arancha Huertas, una joven trabajadora que aprovechó su día de descanso para salir de compras, una de las ventajas que ofrece la apertura del comercio en domingo. Por contra, los dependientes deberán afrontar una dura temporada de trabajo. "Trabajamos todos los días y al final no tenemos tiempo para comprar regalos", se lamenta Dolores Lorca, una empleada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios