ética y democracia Polémica participación de Javier Martínez en un curso de la Universidad CEU San Pablo

"Educar en valores es como quitarse de la cocaína con metadona"

  • El arzobispo de Granada y presidente de la Comisión Episcopal para la Doctrina de la Fe alertó ayer en Madrid de la amenaza que supone el relativismo para la democracia

Comentarios 6

El arzobispo de Granada y presidente de la Comisión Episcopal para la Doctrina de la Fe, monseñor Francisco Javier Martínez , ha alertado de la amenaza que supone el relativismo para la democracia, sistema por el que mostró "el aprecio de la Iglesia". Durante la inauguración del curso Ética y Futuro de la Democracia, monseñor Martínez añadió en su ponencia titulada El pensamiento de la Iglesia sobre la Democracia que "una democracia sin valores se convierte en una dictadura" e hizo un llamamiento a la "recuperación moral". En su opinión, la sociedad actual se encuentra ante "un panorama desolador, un marasmo intelectual y moral que no tiene precedentes".

Asimismo, en su ponencia apostó por "cualificar la democracia" y por no aceptar que este sistema sea "un problema técnico". En este sentido, afirmó que en la cultura actual los valores "son subjetivos", circunstancia que supone "un empobrecimiento cultural".

También afirmó que "hablar de valores hoy es hablar de preferencias" y resaltó la necesidad de "recuperar el concepto de virtud, porque requiere una meta". "Educar en valores es como quitarse de la cocaína con metadona", sentenció.

Con todo, recordó, sobre todo a los católicos, que "no existe otra tarea más urgente que ofrecer una mirada desde los ojos de Dios". "Cualquier otra cosa sería trabajar para el enemigo", concluyó.

No es la primera vez que monseñor Martínez habla de lo que, según su punto de vista, son los problemas que afectan a la sociedad actual. A principios de mayo salió a la luz un artículo titulado ¡Gracias, Santo Padre! donde afirmaba que "se silencia" que el uso "masivo" de preservativos no ha servido para detener el sida en África, sino que "lo ha propagado". El arzobispo de Granada afirmaba que había que cambiar la mirada sobre la sexualidad. "Lo que ha dicho el Papa es verdad. Es verdad para África y es verdad para nosotros. Es verdad para todo el que no se resigne a que nuestra sexualidad, ni nada en nuestra vida, sea como en la vida de los animales". En el texto también hacía referencia a los matrimonios homosexuales, a la píldora del día después, a la eutanasia y a la Ley del Aborto: "Los mismos que deciden que el matrimonio no es un bien que necesita ser protegido. Los mismos que han decidido que a cualquier cosa se le puede llamar matrimonio, haciendo burla de los millones de personas de las que ellos viven, porque son quienes pagan como pueden sus impuestos, aunque ninguna de esas personas haya nacido de esas uniones estériles".

En el curso de ayer, organizado por la Fundación García Morente y la Universidad CEU San Pablo, intervino también el presidente del Congreso de los Diputados, José Bono, y hoy lo hará el ex-vicepresidente del Gobierno José María Aznar. Por la tarde, el arzobispo de Madrid clausurará el curso, tras la lectura de la ponencia que pronunciará el embajador de España ante la Santa Sede, Francisco Vázquez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios