Emasagra seguirá cobrando el canon de sequía aunque se llenen los pantanos

  • La concesionaria del agua lo mantendrá por lo menos durante lo que queda de año, con independencia de lo que llueva, porque tiene que amortizar una deuda de más de un millón que mantiene con Endesa

Comentarios 2

Emasagra, concesionaria del servicio de agua en Granada, mantendrá durante el resto del año el canon de sequía que cobra a los usuarios con independencia de lo que llueva en los próximos meses, de que se llenen los pantanos que abastecen a la capital y al Cinturón -Canales y Quéntar- o de que se deje de recurrir a los pozos que extraen del acuífero de la Vega sur.

El motivo, según explicó ayer un portavoz autorizado, es que Emasagra debe todavía amortizar un importante gasto derivado precisamente de la extracción mediante pozos. El proceso conlleva un considerable coste de energía eléctrica que la concesionaria del agua debe abonar a Sevillana Endesa. A la compañía de electricidad se le adeuda todavía algo más de un millón de euros, una cantidad que seguirá repercutiendo en los recibos de los usuarios al menos hasta finales del presente ejercicio.

Que el canon desaparezca después depende de varios factores, fundamentalmente de que por entonces ya no funcionen los pozos de extracción, que es una decisión que no depende de Emasagra, sino de la Agencia Andaluza del Agua.

Para eso tendría que darse como condición previa que entre Canales y Quéntar hubiera en torno a 60 hectómetros cúbicos de agua embalsados. Ahora tienen 32, con la particularidad de que el de Quéntar no se puede utilizar por una avería en las conducciones que tardará unos tres meses en repararse.

Sí es posible que, si se mantiene el régimen de precipitaciones que está presidiendo este año hidrológico, y contando también con que este año se va a recoger mucha más nieve en la época del deshielo, los dos pantanos, juntos, den para abastecer a la población.

En ese caso, la Agencia Andaluza del Agua, que es la que decide desde qué fuentes se distribuye el líquido elemento -un pantano, dos, o combinando embalses y pozos- podría ordenar que cesaran las tareas de extracción.

Pero eso no implicaría automáticamente que Emasagra dejara de cobrar el canon de sequía. El citado portavoz especificó que es un asunto con muchos matices, como que el precio del canon se estableció para costear el funcionamiento de seis pozos, cuando han llegado a estar operativos catorce "y ese gasto energético extra lo pagó Emasagra", o que el gasto de extracción entre los años 2005 y 2007 lo costeó en exclusiva la empresa.

En definitiva, Emasagra sigue manteniendo un saldo deficitario con Endesa Sevillana y no se planteará la retirada del canon -que, según aprobó por unanimidad su Consejo de Administración, seguiría aplicándose hasta diciembre de 2010- al menos hasta finales de 2009. En el mejor de los casos, por entonces ya habrá saldado su deuda. Después, si las condiciones siguen siendo favorables, el Consejo podría acordar la suspensión del canon. Antes no.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios