Emprender, la mejor solución para escapar del paro

  • La granadina Nuria García montó hace apenas cinco meses y con tan sólo 20 años su propia parafarmacia en el municipio de Churriana de la Vega

El pasado 2008 no ha sido un año para los emprendedores. La crisis no invita a probar suerte en el mundo de los negocios y, a lo largo de los últimos doce meses, la creación de empresas se ha reducido más de un 54%. Pero siempre hay excepciones que confirman las reglas. Y Nuria García representa, quizá, una de las más raras salvedades a la tendencia que ha seguido durante 2008 el tejido empresarial granadino. No sólo porque se haya atrevido a montar su propio negocio -una parafarmacia-, sino porque lo ha hecho con apenas 20 años.

"Mi padre desde siempre me tenía dicho que lo mejor, para trabajar, era ser tu propio jefe", explica Nuria. Así que, nada más terminar sus estudios, la joven emprendedora empezó a buscar un local en el que poner en marcha su parafarmacia y evitar convertirse en un número más en las abultadas listas del paro de la provincia. "Todo fue muy rápido. En mayo terminé de estudiar y para el mes de junio ya estábamos montando el local", indica. Y, sólo tres meses más tarde, la empresaria abría las puertas de su parafarmacia.

Nuria, que después de terminar el Bachillerato ha hecho cursos de Marketing, de Gestión y Administración de Empresas y de Atención y Ventas, explica que su interés por la salud le llevó a decidir que, de fundar una empresa, sería una parafarmacia. "Estuvimos buscando locales en toda Granada y, aunque al principio queríamos montarla en La Chana, al final nos decantamos por Churriana. Aquí sólo hay dos farmacias y, además, están en la otra parte del pueblo", asegura Nuria.

Por el momento, la empresaria confiesa que la crisis, que fue la que le empujó a montar su propio negocio, apenas la está sufriendo. "Yo no la noto porque estoy empezando. Ahora mismo todo lo que gano va para pagar los préstamos, así que todavía ni siquiera tengo un sueldo para mí. Hay tantas cosas que pagar...", explica Nuria, que confía en que las cosas sigan por el buen camino y que, en un futuro no muy lejano, su negocio pueda generar, además de beneficios, algún puesto de trabajo. Hasta la fecha, Nuria trabaja sola, aunque en su local también ejercen una dietista, una esteticien y un quiromasajista que desempeñan su profesión de forma autónoma. "Si todo va bien, intentaré contratar a alguna persona que me ayude a llevar la tienda. Además, quiero presentarme a unas oposiciones que me permitan tener un sueldo fijo y, a la vez, seguir adelante con mi negocio", asegura.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios