Los contratados de Emucesa eran la "correa de transmisión"

  • Los concejales Eduardo Moral y María Francés, que firmaron la incorporación a la empresa pública de asesores vinculados al PP, declaran ante el juez que necesitaban personal de confianza

Comentarios 3

Los concejales del PP que están siendo investigados por la contratación de varias personas en la empresa municipal de cementerios, Emucesa, sin que parezca haber constancia del trabajo que desempeñaban, han defendido en sus respectivas declaraciones judiciales ante el juez instructor que tenían potestad para hacer esos fichajes de personas que fueran de su máxima confianza, con la idea de desempeñar las funciones que ellos mismos no tenían tiempo de desarrollar. Eduardo Moral llegó a definir a estas personas como la "correa de transmisión" entre la empresa y el equipo de gobierno.

Este exconcejal del PP y la actual edil María Francés, que han ocupado sucesivamente los cargos de consejeros delegados de Emucesa, admitieron ayer y el pasado viernes (en sus respectivas declaraciones en calidad de investigados que fueron ordenadas por el juez) que ellos habían firmado esos contratos, aunque reprocharon al gerente de la empresa que nunca les hubiera advertido antes de las posibles ilegalidades que ahora se les atribuyen.

Nos encontramos en una cacería política. Es una venganza del gerente porque yo le rebajé el sueldo"Éramos compañeras de facultad, nos afiliamos al PP en el 98 y es de mi confianza" (sobre una de las asesoras)Contraté a estas personas por la confianza que me inspiraban y por su preparación para el trabajo"Todos los trabajos se me trasladaban por vía oral. No guardo documentación alguna de los mismos"

Esos contratos a seis personas de confianza, con sueldos en torno a los 35.000 euros, requerían exclusividad y la asistencia a las dependencias de Emucesa para el desempeño de funciones, según los recientes informes elaborados por la empresa. Los concejales admitieron, sin embargo, que en casi ningún caso esos asesores acudían a la sede del cementerio, sino que hacían sus trabajos en el Ayuntamiento, desde casa o "por teléfono". El nudo gordiano del asunto parece estar en si efectivamente esas personas realizaron algún trabajo.

Los dos investigados han asegurado que sí, aunque ninguno de ellos puede acreditarlo ni guarda documentos. Eduardo Moral explicó que el reporte de esas actuaciones se lo daban directamente a él de forma oral.

Estudios sobre la posible ampliación del cementerio o su privatización, trabajos de difusión, de relación con los medios de comunicación o el trazado de una planificación cultural son algunas de las misiones que, según los responsables políticos de Emucesa, estos asesores investigados desempeñaron en la empresa hasta que ésta fue privatizada parcialmente. En ese momento, este tipo de contratos desaparecieron, según sus propias explicaciones.

Los criterios de contratación que expusieron los ediles son diversos, dependiendo de cada caso, aunque en general, ambos han esgrimido su capacidad y libertad para fichar a personas por la "relación de confianza" que mantenían. Moral insistió en que eran "cargos a disposición del político". Aunque negó que esas personas hubiesen sido elegidas "por ser afiliadas o próximas al PP", sí reconoció que los contratados por él sí pertenecían a ese partido político.

En similares términos se expresó la concejal María Francés, que comparte abogado con Moral y con la mayoría de representantes del PP que se han visto inmersos en las últimas causas judiciales. De los dos contratos que ella firmó, en uno de los casos se trata de una persona que antes había sido asesora del grupo municipal del PP y que al ser historiadora del arte y haber trabajado en la Alhambra, tenía el perfil adecuado para hacer estudios sobre la restauración de tumbas y mausoleos en el camposanto granadino.

Respecto a otro contrato de una de las asesoras, Francés admitió que tenían una larga relación personal con ella, pues habían sido compañeras de facultad, se afiliaron al PP en 1998 y "es persona de mi confianza". Esta empleada participó en la candidatura electoral de este partido en las municipales de 2011 y pudo haber simultaneado el contrato en Emucesa con otro en el Ayuntamiento de la capital. La edil contestó que no le constaba ese aspecto.

Entre los contratados por Moral está una persona que era concejal del PP en el Ayuntamiento de Almuñécar en aquel momento, Andrés Palacios. En la transcripción de la declaración judicial a la que ha tenido acceso este periódico aparece que Eduardo Moral dijo respecto de él que "quería trabajar para el Ayuntamiento de Granada y en este caso para Emucesa" y que su experiencia anterior en Diputación lo convertía en una persona "idónea" para las necesidades de Emucesa en ese momento. El letrado de la acusación popular de Vamos Granada hizo constar que la declaración literal del investigado fue: "Que Andrés Palacios quería trabajar para el Ayuntamiento de Granada y se le buscó ese puesto" y posteriormente habría rectificado y matizado sus palabras.

Además de otros afiliados y simpatizantes del PP contratados, en el interrogatorio a Moral la Fiscalía le preguntó expresamente por la que luego fue responsable de la televisión municipal y que se habría dedicado, según el exedil, a potenciar las tareas de comunicación de Emucesa. Moral aseguró que ignoraba que fuese pareja de otro concejal del PP, que fue su compañero en el equipo de gobierno de Granada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios