Encierro de 24 horas en el colegio de Quéntar para exigir su arreglo

  • Los miembros de la Plataforma Independiente de Quéntar se trasladarán hoy el Consistorio para realizar una "pitada"

Tal y como anunciaron, los miembros de la Plataforma Independiente de Quéntar (PIQ) se encerraron ayer en el colegio rural Ribera de Aguas Blancas de Quéntar, para exigir al Ayuntamiento de la localidad el arreglo de las instalaciones de este centro, que se encuentran "abandonadas".

El encierro, que comenzó a mediodía, se prolongará durante todo un día hasta que los integrantes de la PIQ se trasladen hasta el Consistorio, donde harán una "pitada" a los dirigentes municipales.

Según informó ayer la Plataforma, el centro escolar esta "abandonado", lo que provoca situaciones "alarmantes" para los alumnos que cursan allí sus estudios. Los padres y vecinos indican que los desperfectos del centro se deben a "la dejadez" de los representantes del municipio, que "están ignorando los escritos de la directiva del centro y de la Asociación de Padres y Madres (Ampa)".

Los padres de los escolares aseguran que es de "urgente necesidad" reparar las "múltiples deficiencias" que presentan las instalaciones, que "ponen en riesgo a los niños" por la "insalubridad de inodoros, grifos y lavabos, con condiciones higiénicas que atentan contra la salud pública" y aseguraron que esta situación se debe a la "negligencia de la corporación municipal, que omite de forma reiterada sus obligaciones de mantenimiento".

En cuanto a las barreras arquitectónicas, los padres aseguran que "no sólo impiden el acceso", sino que suponen "un peligro" para el alumnado, y más teniendo en cuenta que en el próximo curso el colegio contará con dos nuevos alumnos con movilidad reducida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios