Expertas abogan por modelos de belleza diseñados por las propias mujeres

La creación de modelos de belleza diseñados por las propias mujeres puede contribuir a redefinir la imagen actual que se proyecta sobre las féminas, en la que impera la juventud y la extrema delgadez y que origina sufrimiento, pérdida de autoestima, dolor e incluso importantes gastos. Ésta fue una de las principales conclusiones de la mayoría de las participantes en las jornadas La presión social sobre el cuerpo de las mujeres, que se celebraron ayer en el Centro Europeo de las Mujeres Mariana Pineda.

En su intervención, la catedrática de Psicología Anna Freixas repasó el actual modelo cultural de belleza femenino, además del negocio organizado alrededor del cuerpo de la mujer. Esta experta, que ofreció la conferencia El cuerpo de las mujeres en el ojo del huracán, incidió en la importancia de disponer de nuevos modelos estéticos diseñados por las propias mujeres, para que éstas "puedan sentirse guapas pero no torturadas".

Según Freixas, el modelo actual implica una juventud y una delgadez que en la mayoría de los casos es bastante difícil de alcanzar y que no está creado por las mujeres.

Por su parte, Pilar Aguilar, licenciada en Ciencias Cinematográficas y Audiovisuales por la Universidad de París, analizó cómo se construye la imagen y el atractivo de las mujeres en la ficción audiovisual, en contraposición a la figura del hombre. En este sentido, incidió en que en las producciones cinematográficas más consumidas y en muchas exitosas series de televisión, sólo se pone el acento en el rol de una mujer guapa y caracterizada por la preocupación sobre su cuerpo con la finalidad última de gustar al hombre.

Frente a esto, Aguilar, que se refirió concretamente a la serie de Telecinco Sin tetas no hay paraíso, dijo que los hombres, que pueden ser "guapos o feos", sí tienen una actividad definida y "vida" al margen de las historias que tengan con el resto de chicas.

La representante de la Asociación de Mujeres Jóvenes de Asturias Rocío Álvarez hizo referencia a la imagen que muestran las revistas dirigidas específicamente a las chicas jóvenes, que proyectan, ha dicho, un rol tradicional de las mujeres tras una apariencia de modernidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios