Fermasa, tercer escenario para desarrollar las pruebas de hielo

  • La Feria de Muestras se baraja como complemento al Palacio de Deportes y al Pabellón Mulhacén del Zaidín, aunque no tiene el espacio suficiente para albergar las gradas.

El hielo sigue dando dolor de cabeza a la organización de la Universiada. Las infraestructuras para albergar las pruebas de hielo, (que corresponden al Ayuntamiento), además de estar en el aire son insuficientes para acoger los ejercicios de patinaje de velocidad, patinaje artístico, curling y hockey. Hasta ahora la propuesta del Consistorio -vista la imposibilidad económica de levantar ningún nuevo edificio- pasa por colocar placas de hielo en el Palacio de Deportes y por utilizar el Pabellón Mulhacén que García Arrabal está construyendo en la zona del Zaidín. Aún en el mejor de los casos, en el que esta opción fuera posible, haría falta un tercer escenario donde desarrollar todas estas competiciones. De ahí que los miembros de la Universiada hayan pensado en Fermasa como tercera sede de la ciudad para el hielo. Es una idea que tiene muchos flecos, por lo que no sería fácil hacerla realidad. La Feria de Muestras tiene el espacio exacto para cumplir con las medidas internacionales de una pista de hielo pero no le quedaría sitio para colocar las gradas.

Esto obligaría a tener que hacer obras en el edificio y aquí vuelve a aparecer el problema. ¿Quién pagaría esas obras?

Así las cosas, y aunque el alcalde no está dispuesto a tirar la toalla, es muy difícil que Granada pueda acoger las actividades de hielo para la Universiada 2015, tanto, que el presidente de la FISU ya apuntó el viernes la posibilidad de buscar una subsede cerca de Granada donde desarrollar estas pruebas si finalmente el Ayuntamiento no termina de encontrar una solución. Aunque no sería lo deseable, al alcalde no le parece mal esta opción antes que renunciar al proyecto. "Si hay que buscar una subsede se busca, porque sería penoso que no se pudiera hacer la Universiada cuando hay posibilidades a unos cuantos kilómetros". No le puso nombre a esa subsede, puesto que todavía hay que analizar los enclaves para asegurarse de que tienen el tamaño suficiente, y hay que hacer las pertinentes consultas políticas para ver si las ciudades estarían dispuestas, pero en la mente de todos está, por ejemplo, la pista de hielo de Benalmádena (Málaga). "En todas las universiadas y olimpiadas hay ciudades que colaboran", opinó Torres Hurtado. La colaboración podría llegar más lejos, incluso a Madrid, donde ya existen pabellones de hielo que se podrían utilizar.

En el caso de la nieve, parece que el punto en el que la colaboración con otras provincias está más avanzada es el caso de La Ragua. El hecho de que las dos provincias compartan zonas de esta parte de la Sierra facilita la simbiosis, así que ya se le ha planteado a la Diputación de Almería su colaboración. "Hemos visto muy buena predisposición, hay que tener en cuenta que a ellos les interesa más que a Granada todavía poder vender que hay nieve en Almería", añadió ayer Torres Hurtado.

La colaboración almeriense sería un importante balón de oxígeno a la hora de sufragar las infraestructuras necesarias para celebrar en La Ragua las pruebas de esquí de fondo y biathlon. Entre 2 y 7 millones está cuantificado el gasto necesario en esta zona de la Sierra para poder llevar a cabo las pruebas reinas de unos juegos de invierno. Tan importantes son que, si finalmente la Junta de Andalucía no autoriza los trabajos en La Ragua, Granada le diría adiós a la Universiada.

"No hay alternativas para La Ragua, así que se impone la necesidad de darle seguridad a la FISU de que las pruebas finalmente podrán realizarse aquí", apuntó el consejero delegado de la Universiada 2015, Aurelio Ureña.

De ahí que estén todos trabajando para elaborar ese nuevo contrato sobre unas nuevas bases adaptadas a la nueva realidad económica, esa que ni se atisbaba por aquel año 2009.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios