Ferrovial investiga las causas del desprendimiento de tierra en la A-7

  • Una treintena de operarios de la empresa adjudicataria de las obras trabaja en el viaducto de La Alcazaba afectado por el movimiento de tierras que ha provocado el corte de 8 kilómetros de autovía

La Subdelegación del Gobierno central en Almería confirmó ayer el corte al tráfico de un total de ocho kilómetros entre Albuñol y Adra, en la provincia de Almería de la A-7, denominada Autovía del Mediterráneo, debido a que un desprendimiento de tierra afectara al estribo y a parte de un pilar del viaducto de La Alcazaba.

Además de garantizar la seguridad de los conductores, el cierre al tráfico de este tramo, que discurre durante dos kilómetros por la provincia de Granada, servirá para que los aproximadamente treinta operarios de Ferrovial, la empresa ejecutora de las obras, activados ante esta situación efectúen un diagnóstico sobre el origen del desprendimiento, antes de iniciar los trabajos de reparación de la vía, según señalaron desde la Subdelegación del Gobierno en Almería.

Las fuentes, que detallaron que los responsables de Ferrovial permanecen en Almería tras lo ocurrido, aseguraron que por el momento no ha sido posible cuantificar la cantidad de tierra que se ha deslizado de una de las laderas en la que se apoya el primer tramo del viaducto.

Hasta que culmine la investigación emprendida para determinar lo ocurrido, así como para reparar acto seguido este tramo de la Autovía del Mediterráneo, el tráfico ha sido desviado por la carretera nacional 340 desde Granada hasta el término municipal de Pozuelo, en Almería.

La decisión se hizo efectiva a primera hora de la tarde del pasado viernes, después de que los responsables de carreteras en la provincia de Almería tuvieran conocimiento de que, horas antes, se había producido un deslizamiento de tierra en una ladera anexa a la A-7.

Aunque por el momento se desconocen las causas de ese desprendimiento, las fuentes han informado de que éste estaba causando daños al estribo y a un pilar del viaducto de La Alcazaba, de unos 240 metros de largo, motivo por el que se optó por cerrar al tráfico la vía en sentido Cádiz entre los kilómetros 377 y 385. De hecho, el pilar sujetaba ayer la estructura del puente gracias a unas 'calzas' de madera, como se puede observar en las imágenes.

La historia de este tramo de autovía ha sido tortuosa desde su puesta en funcionamiento. El 26 de diciembre de 2007, la ministra de Fomento, Magdalena Alvarez, inauguró los 10,5 kilómetros de firme de hormigón armado empezaron que construirse en 2002 y supusieron una inversión por kilómetro de 11 millones de euros, cuando la media nacional se situaba entonces en los 4,5 millones.

Sin embargo, la puesta en servicio de la carretera tras su puesta de largo oficial no fue total. Uno de los carriles tuvo que ser cerrado al tráfico por un desprendimiento de tierra, en teoría originado por las lluvias registradas días antes del acto inaugural. Poco después de esto, el Ministerio de Fomento tuvo que realizar una inversión adicional de casi 500.000 euros para reforzar los taludes en la parte almeriense de la carretera y el arreglo de un desmonte con la instalación de una valla protectora.

Esta situación de corte provisional hizo que la Autovía del Mediterráneo funcionase durante unos diez meses en ese tramo entre Albuñol y Adra, concretamente, en 2,5 de sus más de 10 kilómetros, como una carretera convencional.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios