Granada

Fin de semana histórico en la Sierra

  • Por primera vez, la superficie esquiable llega a los 100 kilómetros, con lo que la estación alcanza su tope máximo · Cerca de 36.000 visitantes y ausencia total de problemas en la carretera a Pradollano

Comentarios 1

Hasta ahora, para hablar de los kilómetros de superficie esquiable en Sierra Nevada se utilizaban dos dígitos. Pero un fin de semana magnífico, el que acaba de finalizar, ha hecho posible alcanzar la cifra histórica de cien kilómetros. O sea, tres dígitos.

Es un número redondo, y desde luego también simbólico, pero no es un dato anecdótico, sino la constatación palpable de que la temporada está siendo excelente. Eso sí, los datos plantean ahora una incógnita. Según explicó a este diario a principios de año el director de Cetursa, Mariano Gutiérrez Terrón, la máxima superficie esquiable a la que puede llegar Sierra Nevada son cien kilómetros. Dentro del dominio actual es difícil que se pueda crecer más ya que habría que tocar el Parque Natural de Sierra Nevada.

Esto exigiría un acuerdo del consejo de gobierno y del pleno del Congreso, trámites muy complejos. Por aquel entonces, ya Gutiérrez Terrón vaticinó que ésta sería una temporada histórica con más de un millón de esquiadores. Hasta el pasado fin de semana, la superficie máxima esquiable era de 97 kilómetros, distribuidos en 103 pistas. Gracias a que a lo largo de los últimos días se han dado las condiciones meteorológicas idóneas, Cetursa, la empresa que gestiona la estación invernal de Pradollano, ha podido habilitar tres kilómetros más en las zonas de Laguna, Borreguiles y Loma de Dílar, con lo que se ha llegado a esos tres dígitos antes mencionados.

A esa cifra histórica se le unen otros datos también muy halagüeños. Entre el viernes y el domingo han pasado por la estación 36.000 personas. El sábado fue el día de más afluencia, con 15.544, seguido del domingo, con 13.239. No ha sido el más concurrido de esta temporada -lo superó el que incluyó el puente de la Inmaculada, aunque por otra parte no es una comparación muy acertada, porque entonces hubo más días- pero sí uno de los de más actividad.

De ella se aprovecharon los aficionados al esquí, obviamente, pero también quienes viven de la estación invernal. Por ejemplo los que regentan hoteles, porque la ocupación rozó el noventa por ciento. Y la masiva afluencia de visitantes atraídos por la nieve, por añadidura, no sólo causó efectos beneficiosos para restauradores y hoteleros de la Sierra, sino también para los de la capital granadina.

Los esquiadores, entrando en un campo más técnico, han podido disfrutar de la nieve como a ellos les gusta. El espesor, según fuentes de Cetursa, está entre los 120 centímetros y los cuatro metros, lo cual, especificaron esas fuentes, es bastante más que en anteriores temporadas a estas alturas del año.

Los más adictos a la nieve hasta han podido practicar el esquí nocturno, algo que las temperaturas, no demasiado bajas, permitieron el sábado por la noche. Hubo 371 personas que se apuntaron a la experiencia.

Para hacerlo todo aún más favorable, los accesos a la estación fueron mucho más fluídos que en los dos últimos fines de semana. La carretera A-395 no se cerró al tráfico en ningún momento y tampoco se reprodujeron los embotellamientos de hace siete días. Los autobuses gratuítos que parten desde Granada están demostrando su utilidad y a lo largo del fin de semana subieron diez desde el aparcamiento junto al Palacio de Deportes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios