La Fiscalía aumenta las multas a las familias de niños absentistas

  • Un total de 12 progenitores son sancionados en el pasado curso por permitir que sus hijos falten a clase

Hasta doce sanciones económicas ha impuesto este curso la Fiscalía de Menores a familias granadinas que han permitido que sus hijos falten a clase reiteradamente. Una mayor dureza en las sanciones o una actuación más certera justifica el incremento de las penas en 2012 para este tipo de delitos, a pesar de que los índices de absentismo volvieron a bajar un año más en la provincia de Granada.

La Delegación Provincial de Educación informó a este diario que en el curso 2011-2012 registraron un 1,05% de casos de absentismo, casi medio punto porcentual menos que el curso anterior. La Junta de Andalucía empezó a reducir los índices de absentismo en Granada hace apenas siete años, cuando la media rondaba el 12%, alcanzando el 30% en algunos puntos de la provincia y en la Zona Norte de la capital.

Aunque la Administración autonómica ya no proporciona el número de casos reales, la estimación respecto al total de la población estudiantil no universitaria ronda el millar de alumnos, con un reparto similar al del pasado curso: 60% de casos de absentismo en las enseñanzas medias y 40% en las de Primaria.

No preocuparse porque los hijos tengan una educación reglada es considerado según el Código Penal español como un caso de abandono familiar. Así, según el Artículo 226, "el que dejare de cumplir los deberes legales de asistencia inherentes a la patria potestad, tutela, guarda o acogimiento familiar o de prestar la asistencia necesaria legalmente establecida para el sustento de sus descendientes, ascendientes o cónyuge, que se hallen necesitados, será castigado con la pena de prisión de tres a seis meses o multa de seis a 12 meses". A este artículo es al que se acoge la Fiscalía de Menores para imponer las multas a los progenitores de niños absentistas, una actuación que se ha endurecido desde que la Consejería de Educación estableciera un acuerdo con la Fiscalía Superior de Andalucía para perseguir estos delitos junto a los de violencia en las aulas.

Para la delegada de Educación, Cultura y Deportes, Ana Gámez, el descenso de los índices de absentismo está vinculado también al elevado interés por los estudios. "Es una realidad que, en estos momentos de crisis económica y financiera, la sociedad está concienciada de la importancia de la educación y de la obligación y responsabilidad de las familias de facilitar el acceso de sus hijos a los colegios e institutos, trabajando siempre en coordinación con el profesorado y respetando y valorando su labor", dice.

Todavía hay un gran foco de dejadez en las responsabilidades familiares en la Zona Norte y en municipios como Pinos Puente, Fuente Vaqueros, Loja e Iznalloz. En la Zona Norte de la capital, en seis cursos se ha logrado bajar el absentismo en más de seis puntos situándose en 2012 en el 3,4%; en Pinos Puente ronda el 3% y en Fuente Vaqueros el 2,2%, según los datos proporcionados por la Delegación.

En la lucha contra el absentismo trabajan multitud de personas de centros educativos, ayuntamientos, ONG, Policía Autonómica y de la Junta de Andalucía. "Cuando en un centro escolar se detecta la presencia de alumnado absentista, que es aquel que contabiliza como mínimo cinco faltas de asistencia a clase, primero actúan los miembros del equipo directivo del centro, que contacta con las familias; si éste no responde, intervienes los equipo sociales de ONG y consistorios y si no se adoptan medidas judiciales con la Policía autonómica", explican fuentes de la delegación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios