Juana Rivas se enfrenta a 5 años de cárcel y a perder la patria potestad

  • La Fiscalía la acusa de dos delitos de sustracción de menores por no entregar a tiempo a los niños

  • La decisión podría conllevar consecuencias en su lucha en los juzgados italianos

Juana Rivas , a la salida de los juzgados el pasado verano Juana Rivas , a la salida de los juzgados el pasado verano

Juana Rivas , a la salida de los juzgados el pasado verano / Carlos Gil

Comentarios 6

Juana Rivas, la madre de Maracena que este verano eludió la orden judicial de entregar a sus hijos al padre -residente en Italia- podría tener que pasar cinco años en la cárcel para cumplir condena por dos delitos de sustracción de menores. La Fiscalía ha formalizado esta petición para la investigada en la fase previa al juicio oral.

El Juzgado de Instrucción 2 de Granada, que abrió diligencias de investigación penal el verano pasado contra Juana Rivas y otras personas de su entorno por hallarse en paradero desconocido, acaba de recibir el escrito de acusación de la Fiscalía de Granada, que es un trámite necesario de cara a la celebración de un futuro juicio.

En su escrito, según informó la Fiscalía Superior de Andalucía, se acusa a Juana Rivas de dos delitos de sustracción de menores, por cada uno de sus dos hijos (que tenían 11 y 3 años cuando se produjeron los hechos). Solicita penas de dos años y seis meses por cada uno de ellos, lo que en total suma un lustro de cárcel para esta madre que estuvo todo un mes con sus hijos en paradero desconocido.

El fiscal sostiene que tuvo el "ilícito ánimo de incumplir" las reiteradas resoluciones judiciales

La pena solicitada por la Fiscalía podría conllevar también para Juana Rivas otras consecuencias de cara a su lucha judicial en Italia para poder tener a sus hijos. La petición también incluye la inhabilitación especial para ejercer el derecho de la patria potestad por un plazo de hasta seis años.

Esto supone un paso atrás respecto a la situación actual de Juana Rivas con sus hijos, porque la pérdida de la patria potestad es mucho más que la guarda y custodia, por la que está luchando en Italia. A efectos prácticos, es la capacidad de decidir sobre ellos y representar sus intereses, lo que conlleva más trascendencia que el cuidado o asistencia diaria de la guarda y custodia. Normalmente, a excepción de malos tratos o similares, la patria potestad suele ser compartida entre los cónyuges.

El pasado verano Rivas estuvo un mes en paradero desconocido junto a los menores

El pasado diciembre, la juez de instrucción firmó el auto que ponía fin a la fase de investigación y ponía a Juana Rivas a un paso del banquillo. Se señalaban los posibles delitos de desobediencia a la autoridad judicial y sustracción de menores. El siguiente paso a esa resolución era el traslado a todas las partes del caso para que formularan sus escritos de acusación, en los que pueden solicitar la apertura de juicio o el sobreseimiento. La Fiscalía ya ha cumplimentado este trámite mediante su escrito, en el que señala las cinco instancias judiciales que durante nueve meses requirieron a Juana Rivas para que devolviera a sus dos hijos a Italia, cuya justicia reclamaba a los niños, por ser ése el país de residencia del padre de los dos menores.

La primera resolución de restitución de los pequeños fue dictada el 14 de diciembre de 2016 por el Juzgado de Primera Instancia 3 de Granada a petición de la Abogacía del Estado por sustracción internacional del menor. El 21 de abril 2017, la Sección Quinta de la Audiencia Provincial, y el 11 de julio pasado, de nuevo el Juzgado de Primera Instancia 3 intervienen en el asunto.

Este Juzgado, especializado en Familia, se reitera con una providencia el 24 de julio y finalmente el 9 de agosto se vuelve a pronunciar en el mismo sentido de restitución de los menores la Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Granada.

El escrito fiscal señala que la acusada, "consciente de las anteriores resoluciones judiciales, con ilícito ánimo de incumplirlas, permaneció oculta con sus hijos en un lugar indeterminado sin facilitar su paradero y a sabiendas de la obligación que pesaba sobre ella de restituirlos". El día que tenía asignada una hora para la entrega de los hijos al padre en Granada, Juana Rivas no se presentó y se confirmó que estaba ilocalizable junto a sus dos hijos.

Cuando se entregó voluntariamente en el Juzgado, el 22 de agosto, y uno días después, cuando entregó a los niños en la Comandancia de la Guardia Civil, no dio referencias de cual había sido su paradero, lo que para la jueza de instrucción fue considerado como una actitud obstruccionista.

Según el relato de la Fiscalía, Juana Rivas se desplazó con sus hijos desde Italia a Granada el 18 de mayo de 2016 para visitar a su familiares, pero el 2 de agosto la acusada comunica al padre de los hijos su negativa a regresar con ellos a Italia y "permaneció oculta con ellos consciente de la obligación de restituirlos a Italia con su padre donde residían y estaban escolarizados".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios