La Fundación Lorca abre una nueva etapa con José Guirao

  • Tras dirigir el Museo Reina Sofía y la Casa Encendida, asume la secretaría técnica de la entidad

Guirao, uno de los gestores culturales más reconocidos en España. Guirao, uno de los gestores culturales más reconocidos en España.

Guirao, uno de los gestores culturales más reconocidos en España. / jaime martínez

José Guirao ya ejerce desde hace unos meses como nuevo secretario de la Fundación Lorca, una entidad a la que está ligado desde 2006 como patrono y con la que refuerza su cordón umbilical en un momento en el que el legado del poeta debería regresar a Granada en otoño, según anunció la propia Laura García-Lorca en Granada el pasado mes de mayo. Guirao, que pasa por ser uno de los gestores culturales de mayor prestigio del país, es uno de los grandes avales para llegar a un acuerdo que certifique la llegada del legado de Federico García Lorca a Granada.

En su currículum destaca el periplo de seis años como director del Museo Reina Sofía de Madrid, entre 1994 y 2000, además de dirigir La Casa Encendida hasta 2013, un espacio social y cultural de referencia en la capital de España, tras lo que pasó a ser director general de la Fundación Montemadrid. Con este bagaje, José Guirao es la nueva cara de la Fundación Lorca con vistas a las negociaciones para que la institución vuelva a tener un papel de relevancia en el Centro de la Romanilla, después de ser relegada a un segundo plano con los nuevos estatutos que se publicaron en 2015 tras destaparse el fraude millonario urdido por Juan Tomás Martín, el anterior secretario. Martín fue contratado en 2003 por su trayectoria a la hora de conseguir financiación europea para proyectos culturales, una figura eminentemente técnica que se ajustaba a la perfección a un momento en el que comenzaban las negociaciones para construir un gran centro en Granada dedicado al poeta de Fuente Vaqueros.

La presencia de Guirao es un aval para que la Fundación recupere su papel en el Centro Lorca

José Guirao, en cambio, está avalado por su trayectoria en las instituciones culturales de mayor importancia del país, además de la gestión política como director general de Bienes Culturales en la Junta de Andalucía, donde desarrolló proyectos como el Plan General de Bienes Culturales de Andalucía, la Ley 1/91 del Patrimonio Histórico de Andalucía, el proyecto del Centro Andaluz de Arte Contemporáneo y la creación del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico. Desde Sevilla pasó a Madrid, donde durante un año fue director de Bellas Artes y Archivos del Ministerio de Cultura, tras lo que pasó a ser el director del Museo Nacional de Arte Reina Sofía, cuya colección permanente remodeló, además de licitar la ampliación del museo, proyecto que ganó el arquitecto francés Jean Nouvel.

José Guirao es, en la sombra, la nueva cara de la Fundación Lorca, una figura clave ya que con su presencia, según fuentes del Consorcio consultadas por este periódico, la institución que preside Laura García-Lorca gana en solvencia y en credibilidad después de la polémica generada por la labor del exsecretario de la Fundación, Juan Tomás Martín. Según especificó el alcalde, Francisco Cuenca, se ha encargado un informe técnico-jurídico para analizar la figura administrativa para que la Fundación Lorca, una vez justificados los fondos y completada la auditoría, tenga un papel "como uno más" en la Romanilla. Incluso se llegó a poner sobre la mesa explorar otras posibilidades como la creación de una fundación bajo cuyo paraguas llegaría el legado del poeta. En todo caso, la presencia de José Guirao refuerza la posibilidad de alcanzar un acuerdo para que la Fundación vuelva a tener un papel protagonista.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios