Rebelión ante el ninguneo constante

¡GRANADA ya no se calla!

  • El uso de los smartphones y las redes sociales aumenta la participación en las protestas

  • Los organizadores, creativos

¡GRANADA ya no se calla! ¡GRANADA ya no se calla!

¡GRANADA ya no se calla!

Si existe un premio a la labor por la alfabetización digital, Jesús Candel, debería ganarlo. El médico de Urgencias ha hecho más porque personas de todas las edades aprendan a utilizar los smartphones y todas sus herramientas que muchos programas educativos de gran renombre. Las nuevas tecnologías en poder del ciudadano, sin duda, han sido la clave del éxito de las movilizaciones que han sacudido Granada en los últimos meses.

Desde el estallido de la crisis sanitaria miles de personas siguieron los vídeos del Candel a través de las redes sociales. Sin duda la media de edad de los granadinos que usan Facebook subió en este periodo. Cientos de personas siguieron a través de grupos como Granada 16-O que acumula más de 62.000 miembros todos los movimientos del sector crítico que logró paralizar la fusión hospitalaria. Cada mensaje en este grupo era susceptible de hacerse viral. Los vídeo de Youtube también acumulan miles de visitas. Se retransmitían a un ritmo de vértigo a través de otras aplicaciones como WhatsApp. Y, en cada manifestación se repetía la misma escena. Los móviles arriba, en el aire. Todo el mundo quería captar cada segundo de lo que estaba sucediendo. Se retransmitía a través de distintas plataformas como Facebook Live o Periscope.

En las últimas protestas han participado bandas y batucadas dando un toque festivo a la marcha

Así, las manifestaciones han dejado cientos de miles de vídeos en internet. Tanto es así que al teclear crisis sanitaria en Granada en Youtube aparecen más de 1.800 resultados. Pero las manifestaciones no solo han aportado cientos de fotos y grabaciones memorables. El ingenio de los organizadores ha convertido las movilizaciones en una auténtica fiesta. Se acabó la sobriedad. Las quejas llegan a ritmo de batukadas o bandas de música que ponen acordes a la polémica.

Por ejemplo en las marchas de Candel participó en varias ocasiones la banda Befunkbop con un tema animado al ritmo de yeyeah, la palabra mágica que el médico ha utilizado en cada manifestación como signo. Pero, en las del AVE, también ha habido nota musical gracias a la participación de batucadas que daban un tono festivo a la movilización. También son destacables las consignas que han dejado todas estas movilizaciones y que se utilizan en cada marcha. En las de salud han sido sonados los "Aquilino, escucha, Granada está en la lucha"; "Sí se puede" o "con la salud, no se juega". Además, en la tercera gran manifestación celebrada el 15 de enero se llegó a recrear la polémica festividad de la Toma con un "Granada qué..." que siguió con la pregunta "¿qué queremos? y la respuesta... "¡dos hospitales completos!".

Las marchas para acabar con el cerco ferroviario también están cargadas de creatividad. Además de los carteles, los globos, y el AVE de cartón construido para la ocasión donde podía leerse "Fomento, deharse d'pollas", los asistentes han entonado multitud de consignas marcadas por la mala follá tan característica de esta tierra. "Ministro no te enteras con Granada no se juega", "Ave sí pero no así", o "Fomento, escucha Granada está en la lucha". En la última manifestación llegó a escucharse el cha ca chá del tren que muchos bailaron.

Las protestas para lograr que Granada siga siendo la capital judicial de Andalucía también tenían sus temas. "No al despiece, del Tribunal" o "Granada ya no se calla". Ésta última fiel reflejo de lo que está pasando. Los granadinos, hartos de ser los últimos, han decido salir a la calle para, como mínimo, incomodar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios