Gibson pide una nueva búsqueda de Lorca en la fuente de Aynadamar

  • El hispanista se apunta a la hipótesis de que los restos habrían sido encontrados en 1986 y trasladados a otro punto del parque de Alfacar

Interior del Parque Federico García Lorca de Alfacar. Interior del Parque Federico García Lorca de Alfacar.

Interior del Parque Federico García Lorca de Alfacar. / g. H.

Comentarios 3

En el llamado 'Año Lorca' parece que no podía faltar un nuevo episodio sobre una posible búsqueda del poeta de Fuente Vaqueros. En este caso, la hipótesis que está empezando a pulular con fuerza es la de que los restos humanos de Federico García Lorca se encuentren en el mismo parque que lleva su nombre en Alfacar, debajo de la fuente que lo preside muy cerca de la extensa acequia de Aynadamar. Esta teoría apuntada por el hispanista Ian Gibson en las recientes entrevistas que ha hecho en diversos medios a colación de la nueva edición de su libro La muerte de Federico García Lorca y la represión nacionalista de Granada concuerda con el relato del periodista Víctor Fernández, de La Razón, quien señala en base a su investigación que estos restos podrían haber sido movidos y enterrados en el interior de la estructura de la citada fuente tras haberlos encontrados en 1986 durante la construcción del propio parque. De esta manera, Gibson ya ha pedido que se vuelva a iniciar una búsqueda del cuerpo del autor de Yerma en la que sería una cuarta fase oficial tras los tres intentos fallidos en 2009, 2012 y 2016.

Esta nueva suposición, que no es tan nueva, se basa en una investigación preliminar del periodista Víctor Fernández junto al geofísico Luis Avial, quien ya fue multado en 2009 por utilizar un georradar para buscar la fosa de Lorca sin permisos administrativo. Ambos han ido recabado una serie de indicios que les lleva a afirmar esta posibilidad de que los restos de Lorca estarían dentro de un saco bajo la fuente monumental del parque de Alfacar. Estas pesquisas siguen la pista del testimonio del que fuera vicepresidente de la Diputación de Granada en los años ochenta Ernesto Molina (PSOE), y quien aseguró que se encontraron restos humanos al levantar el muro para la construcción del parque junto al famoso olivo donde supuestamente se enterró al poeta granadino tras ser fusilado junto al maestro Dióscoro Galindo y los banderilleros Francisco Galadí y Joaquín Arcollas. Así, según la declaración de Molina en 2008, estos cuerpos fueron metidos dentro de un saco y se volvieron enterrados en otro punto del parque. La historia continua con el alcalde de Jun, el socialista José Antonio Rodríguez Salas, que durante esa época trabajaba en la institución provincial como guarda del parque. Rodríguez Salas es la persona que, según esta investigación, apunta al interior de la fuente como el lugar donde se enterró de nuevo el saco con los restos humanos de estas cuatro personas y lo que quedaba de una maleta de madera, lo que guarda relación con la cojera del maestro Dióscoro Galindo.

Avial hizo una reconstrucción en una finca de Toledo del interior de la fuente de Alfacar instalando un saco de proporciones parecidas al que podría albergar los supuestos huesos encontrados en 1986. Además incorporó al saco huesos humanos dando como resultado una señal prácticamente similar a la que según estos investigadores dicen que da la fuente de Alfacar. Así, esta hipótesis baraja que sólo habría unos 20 centímetros hasta encontrar los restos, lo que supone apróxidamente una hora de pico y pala.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios