El Gobierno confía a Miguel Lorente la lucha contra el maltrato machista

  • La ministra de Igualdad nombra delegado del Gobierno de Violencia de Género al forense afincado en Granada, uno de los mejores especialistas en la materia

El Ejecutivo central ha puesto a un hombre al mando de la lucha contra los malos tratos machistas. A un hombre que, además, ha pasado buena parte de su vida laboral en Granada. Es Miguel Lorente, que probablemente en el Consejo de Ministros de hoy será nombrado director de la Delegación del Gobierno de Violencia de Género. Médico forense y hasta ahora director general de asistencia a las víctimas de violencia de la Junta, sustituye a Encarnación Orozco.

Su delegación, que antes dependía del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, estará adscrita ahora al recién creado de Igualdad. Fuentes cercanas al Gobierno apuntan a que la de Lorente es una apuesta personal de su primera titular, la gaditana Bibiana Aído.

Lorente Acosta, experto de la Organización Mundial de la Salud en temas de violencia machista, explicó ayer que afronta su nueva responsabilidad con una mezcla de preocupación e ilusión. "La violencia de género es un asunto muy complicado, pero creo que, a pesar de lo mucho y bueno que se ha hecho, todavía hay mucho por hacer y mejorar en todos los ámbitos, desde el judicial y el policial al sanitario y social", afirmó.

Uno de sus principales retos, añadió, será "transmitir a la sociedad que la violencia de género tiene solución, que la violencia machista no es un lastre que tenemos que asumir, sino que tiene una solución fácil si se compromete todo el mundo".

De la misma manera, indicó que hará especial hincapié en la prevención de este tipo de casos, por lo que abordará, desde el punto de vista científico, "las conductas de los hombres que les llevan a actuar de manera violenta con las mujeres".

Para el forense, es necesario no sólo solidarizarse con las víctimas, sino también atacar los elementos o factores que generan esa lacra. Y sobre todo, enfatizó, "acercarse individualmente" a cada una de las personas agredidas y "ajustar la respuesta a su realidad", dado que las circunstancias "nunca son las mismas".

De esa forma, finalizó, tras analizar la violencia sobre la mujer con el máximo detalle, se le podrá "dar respuesta desde el conocimiento científico".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios