El Gobierno habilitará el pabellón militar de Motril para atender inmigrantes

  • Se empleará ante casos excepcionales de llegada masiva de personas ilegales

  • Se trabaja a contrarreloj para acondicionar una de las tres alas que tiene este espacio

Ni será un Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE), ni tampoco contará con la concesión administrativa de Centro de Atención Temporal de Extranjeros (CATE), pero el pabellón militar EVA-9 de Motril acogerá a inmigrantes, al menos en casos excepcionales. El Gobierno ya está trabajando para poner en marcha "lo antes posible" este espacio, cuyo fin radicó en el alojamiento de militares en formación del Ejército del Aire.

El último informe del Defensor del Pueblo Español evidenció la necesidad de contar con un espacio adecuado para la acogida de inmigrantes. Tal y como recogió en su informe, el Defensor del Pueblo pidió el cierre del actual CATE de Motril "por su carácter insalubre e inadecuado". El informe lo realizó tras una visita sorpresa a estas instalaciones en las que según mostró en su informe "la falta de luz, la precariedad" del espacio o los problemas con el sistema de calefacción, son, entre otros, aspectos que acentúan la "insalubridad" del centro. A principios de semana, el subdelegado del Gobierno en Granada, Francisco Fuentes, confirmó que la "prioridad" es que las mujeres y los niños, tras la llegada a puerto, se deriven cuanto antes a las organizaciones no gubernamentales (ONGs) y subrayó el "compromiso del Gobierno para seguir trabajando" en esta materia, y "adoptar cuanto antes las medidas que sean necesarias para corregir esos consejos o recomendaciones que ha dado el Defensor del Pueblo". Precisamente ante ello, el Gobierno ha encontrado la solución: habilitar el EVA-9.

La prioridad de la Subdelegación es derivar a mujeres y niños a las 'ONGs'El recinto está en desuso desde 2010 pero se encuentra en buen estado

Sin embargo, existen diversos problemas a los que hacer frente a la hora de habilitar este pabellón -en principio solo se utilizará un ala- como recurso ante la llegada masiva de inmigrantes, gestiones en las que ya trabaja para así ponerlo en marcha cuanto antes, tal y como ha podido saber Granada Hoy.

Hasta el momento, el CATE, ubicado en el Puerto de Motril, es el único espacio habilitado para la acogida temporal de inmigrantes. Este centro, al que se derivan aquellos extranjeros llegados en patera y en el que permanecen las 72 horas que precisa la Ley, cuenta con un máximo de 80 plazas que, dado el aumento progresivo de la inmigración, son insuficiente en muchas ocasiones.

En el año 2015, un total de 969 inmigrantes llegaron a la costa granadina durante todo el ejercicio. Al año siguiente, la cifra se multiplicó y fueron 1.927 personas las que arribaron al litoral de la provincia. Este número volvió a multiplicarse en 2017, ejercicio en el que se alcanzó los 3.949 inmigrantes que cruzaron el Mediterráneo en un total de 123 pateras, mientras que en lo que va de año, esta tendencia lejos de aminorar, no deja de crecer: hasta mediados de febrero, una docena de pateras en las que viajaban 461 inmigrantes han sido rescatados cerca de la costa de Granada. La última, justo ayer domingo.

Este aumento exponencial de extranjeros ilegales deja la instalación del CATE como insuficiente, por lo que pese a que en un principio había saltado la noticia de que el Gobierno barajaba la posibilidad de instalar un CIE en Motril, finalmente la opción será habilitar el EVA-9 para "contar con una previsión de instalaciones adecuadas que permitan atender una llegada masiva de inmigrantes", según fuentes de este periódico.

Pese a ello, esta opción evidencia varias dificultades. En primer lugar, el pabellón militar pertenece a Defensa, un Ministerio distinto al de Interior por lo que hay que hacer una serie de cambios administrativos para cambiar la titularidad del mismo. Mientras que en segundo lugar se encuentra la principal problemática: el EVA-9 está en deshuso desde el año 2010 por lo que hay que realizar una remodelación para hacer viable su habitabilidad.

Si bien, el recinto está en buen estado, ya que ha contado con vigilancia, sin embargo, tanto sistemas de suministro eléctrico como de agua tienen que ser acondicionados. Asimismo, el ala del EVA-9 que será utilizada para tal fin -aquella que durante la etapa de uso militar tenía las zonas de descanso y comedor- también necesita algunas reparaciones en carpintería exterior (alguna ventana que cierre o que esté rota), además de adecuar las instalaciones interiors en las que los inmigrantes permanecerían, es decir, los dormitorios o salas en las que serían alojados.

Pese a que aún no hay fecha concreta para la puesta en marcha de este espacio, tal y como pudo saber este diario, el Gobierno trabaja para acelerar los plazos y que pueda estar en uso cuanto antes. Precisamente, la utilidad que tendrá será la de alojar bajo vigilancia policial durante las 72 horas que expone la Ley a los inmigrantes llegados para tratar de identificarlos.

El procedimiento habitual es que estas personas sean trasladas al Centro de Acogida Temporal de Inmigrantes tras el rescate. A partir de ese momento existe un plazo máximo de 72 horas para identificarlas, para lo que se llama a las embajadas de sus países de origen. Pasado el límite legal estas personas son puestas en libertad: o reciben una orden de expulsión para ser devueltas a sus países de origen o si no ha podido procederse a realizar su identificación y existe autorización judicial -realizada por el juzgado competente, que en este caso sería el de Motril- son enviados a los llamados CIE.

En cambio, también existe una tercera opción que es la de la puesta en libertad mediante la que por lo general son las Ongs las que se hacen cargo de ellos, dado que es ilegal retener a estas personas más de 72 horas. Una vez que se documentan, se les pone en libertad y se les da aviso de que próximamente serán citados para comparecer por su expediente de expulsión ya que han cometido una infracción administrativa al no estar documentados. Precisamente, en este caso el Gobierno tiene convenios con Cruz Roja y otras grandes organizaciones, para lo que existe una partida nacional, a través de la Secretaría de Inmigración, derivada para tal fin.

previsiones. El Gobierno descarta finalmente instalar un CIE en Motril y opta por habilitar el pabellón militar para atender de forma adecuada una avalancha de inmigrantes en la Costa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios