El Gobierno "sube el tono" de la amenaza de intervención a la capital

  • El Ayuntamiento acaba de recibir la carta del Ministerio que apremia a solucionar la situación económica

  • El plazo, el último informe del interventor

El Ayuntamiento está entre los 22 grandes municipios que más facturas debe a sus proveedores. El Ayuntamiento está entre los 22 grandes municipios que más facturas debe a sus proveedores.

El Ayuntamiento está entre los 22 grandes municipios que más facturas debe a sus proveedores. / g. h.

Comentarios 1

La situación económica del Ayuntamiento sigue en cuidados intensivos y se acaba el tiempo para reaccionar e intentar salvarla antes de llegar a la intervención. Los 'tratamientos' que hay que aplicar no encuentran salida por falta de apoyo y la guadaña se aproxima. Pero antes, se va a seguir intentando todo para explicar al Ministerio lo que se está haciendo y que lo dé por válido. El Ayuntamiento acaba de recibir la carta del Ministerio de Hacienda que se envió a la capital por estar entre los 22 grandes municipios que excedían el plazo de pago a proveedores -entre ellos Granada- y en la que se amenaza con la intervención.

Según explicó ayer el concejal de Economía, Baldomero Oliver, en la misiva el Ministerio confirma a la vista del informe de la intervención del 27 de abril de 2016 que hay claras desviaciones del presupuesto e incumplimientos graves del plan de ajuste aprobado por el anterior gobierno del PP en 2012. Incumplimientos en remanente de tesorería, periodo medio de pago (situado en más de 147 días frente a los 60 legales), ahorro neto... por lo que reitera sistemáticos incumplimientos de dicho plan de ajuste y "recuerda las consecuencias de no adoptar medidas".

Estas consecuencias son varias y están recogidas en la ley de estabilidad presupuestaria: . La más gravosa y extrema incluso la disolución de la corporación. Pero hay más 'sanciones' como la intervención del Ayuntamiento con obligación de retención de gastos que garanticen el cumplimiento del plan de ajuste; un depósito bancario para garantizar su cumplimiento y otras como la constitución, incluso, de una comisión, a modo de "los hombres de negro, que hagan un análisis de la situación y propongan medidas", explicó ayer Oliver en rueda de prensa.

La fecha fijada en la carta del Gobierno para comprobar y constatar las acciones tomadas por la corporación para la corrección de la situación económica es el informe de intervención que se haga del cuarto trimestre de 2017, un documento que tiene que estar ya concluyéndose. De ahí, podrán derivarse las medidas a adoptar.

Oliver dijo que se tratará de explicar al Ministerio la situación y las medidas aplicadas pero también consideró que se podría haber dado "más prisa desde 2012" en exigir que se cumpliera y se tomaran medidas, ya que se ha llegado a acumular 90 millones de euros de remanente negativo de tesorería.

"Ese informe irá nuevamente con el incumplimiento del plan de ajuste de 2012 porque era materialmente imposible cumplirlo, lo que justificó de hecho la reforma de ese propio plan de ajuste", dijo Oliver. "Si no se hubiera aprobado un nuevo plan ni siquiera se podría aducir medidas para intentar ajustar el desajuste económico al que nos ha llevado el anterior gobierno del PP", aseguró, numerando medidas que se incluían en el anterior plan que no han resultado ser de ahorro como el transporte público, la ponencia de valores o la reducción de organismos autónomos.

Con esta situación, el equipo de Gobierno del PSOE dice que "se le explicará al ministro lo que se ha puesto encima de la mesa" y por qué se ha estado incumpliendo el plan, así como las medidas propuestas de ahorro, las últimas vetadas por la oposición como las ordenanzas fiscales, que ha sido el primer incumplimiento del nuevo plan de ajuste aprobado en noviembre. Con todo, sólo saldrá del último trimestre un mes con medidas aplicadas contra esta situación, lo que podría no ser suficiente para Hacienda. "Aunque haya un mes de vigencia del nuevo plan de ajuste, hay dos meses previos en los que dirán que no se cumple", explicó el concejal.

"No es la primera carta pero el tono va subiendo en decibelios", aseguró el concejal, que ve en esa modificación del plan de ajuste que se consiguió aprobar el año pasado un "primer muro de contención". Ahora habrá que convencer al Ministerio de que "hay voluntad de cumplir el plan".

"Luego dirán que somos alarmistas pero se está haciendo un gran esfuerzo por salvar la situación que dejó el PP y está siendo muy complicado. Me gustaría dar buenas noticias pero no es así. Esta medida puede derivar en efectos para este equipo de Gobierno y sucesivos si no hay un plan de ajuste que absorba el remanente negativo de tesorería, por lo que ha llegado el momento de pedir responsabilidad a los grupos políticos, de que vayan un paso más allá", dijo el concejal. Mientras, el Ayuntamiento sigue elaborando el presupuesto ajustándose a los recortes obligados por Pleno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios