Granada

La Gran Vía se viste de negro contra el terrorismo hacia la mujer

  • Dos mil personas marchan para exigir el presupuesto del Pacto de Estado

  • La protesta estuvo encabezada por los padres de Mar

Comentarios 1

Si por algo se está caracterizando el 2018 es por ser el año de la lucha feminista. El 8 de marzo millones de personas salieron a la calle para reivindicar la igualdad y denunciar "la actual sociedad machista que está acabando con la vida de muchas mujeres". A finales de abril, tras darse a conocer la sentencia de 'la Manada', las calles volvieron a inundarse como muestra de rechazo al dictamen judicial y de solidaridad con la víctima. Y ayer, la Gran Vía de Granada volvió a teñirse de negro emulando los "cadáveres de las víctimas de violencia machista" para exigir "que el Gobierno central cumpla lo prometido y dote al Pacto de Estado contra la Violencia de Género con los 200 millones destinados para tal fin".

La marcha estuvo encabezada por María del Mar Chambó y Herminio Contreras, los padres de Mar, la joven de 21 años que falleció el jueves pasado en el campo de tiro de Las Gabias tras recibir un disparo en la cabeza de la que había sido su pareja. Chambó confesó que no se podía "casi mantener en pie", pero que acudió por su "hija, para que no le pase a nadie más", que hizo un llamamiento a jóvenes que pudieran encontrarse en situaciones parecidas para que "se lo cuenten a sus padres".

La manifestación, que aunó a cerca de 2.000 personas, partió de la Delegación de Hacienda, en la calle San Juan de Dios, donde se colgaron carteles que mostraban una silueta, haciendo referencia a las mujeres asesinadas a manos de sus parejas. Tras ello, continuó por Gran Vía bajo gritos de "Pacto de estado presupuestado", "No estamos todas, nos falta Mar" o "Quien ama no mata, ni humilla, ni maltrata", hasta llegar frente a la Subdelegación del Gobierno.

Una vez allí, una veintena de mujeres vestidas de negro se tiraron al suelo y se cubrieron con pañuelos rojos. Todo ello "para emular los cadáveres de la víctimas de la violencia de género", tal y como explicó la portavoz de la Plataforma 8 de Marzo, María Martín. La escena se repitió más tarde frente a la estatua de Isabel La Católica, donde la madre de Mar se tumbó junto al resto de mujeres y cubrió su rostro con un pañuelo rojo porque "su niña murió de un disparo en la cabeza". Un gesto que terminó con un aplauso en el que Chambó no pudo contener las lágrimas y que dio paso al manifiesto.

En la alocución se reivindicó que "sin los 200 millones de euros anuales prometidos (el 0,04% del Presupuesto del Estado) por la ministra de Igualdad Dolors Montserrat no se puede cumplir con el Pacto de Estado contra la Violencia de Género. Esos 200 millones, que, aun siendo insuficientes, servirían para responder a parte de las 213 medidas del Pacto".

En el manifiesto, que fue recitado por varias de las asistentes, además de memorar a Mar Contreras, se hizo mención a la sentencia de 'la Manada' y a Juana Rivas, "un caso paradigmático en el que en todo momento se ha obviado su condición de víctima de violencia de género y es enfrenta a juicio acusada de un delito de sustracción de menores el 14 de junio".

Bajo la reivindicación "queremos una sociedad justa y libre, donde vivamos vidas dignas de ser vividas" terminó el manifiesto que, con el grito de "aquí estamos, nosotras no matamos", dio por finalizada la manifestación con la esperanza de que el Pacto de Estado reciba el dinero presupuestado y se pueda construir esa sociedad en la que la mujer no sea discriminada por el mero hecho de serlo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios