Granada acoge el congreso sobre educación diferenciada por sexos

  • Más de 200 especialistas participaron ayer en el encuentro anual de la asociación que defiende la enseñanza separada de niños y niñas que se celebró en la Diputación

Frente a la corriente mayoritaria que aboga por obviar las desemejanzas entre sexos para erradicarlas, la educación diferenciada apuesta por tenerlas en cuenta para aprovecharlas en el aprendizaje. Sostener una premisa así con las teorías pedagógicas actuales y en una comunidad autónoma en la que todos los centros públicos y concertados tienen que ser mixtos genera controversias. Para ir abriendo el debate y generando un nuevo estado de opinión la delegación nacional de la Asociación Europea de Centros de Educación Diferenciada organiza un congreso anual, que ayer se celebró en Granada.

La sede de la Diputación acogió el encuentro en el que especialistas de distintos ámbitos expusieron ante los profesionales de la enseñanza sus teorías sobre los diferentes ritmos cognitivos en el desarrollo de niños y niñas.

Más de doscientas personas se dieron cita en el encuentro, que lleva celebrándose desde hace cinco años y que en anteriores ocasiones había se había celebrado en Barcelona o Madrid. María Calvo, presidenta nacional y profesora, abrió el congreso con la ponencia Razones para una educación diferenciada. "Queremos concienciar de la importantes diferencias entre niños y niñas, porque eso afecta a lo académico", explicó la profesora de Derecho, quien señaló que es fundamental "que la educación diferenciada llegue a los colegios públicos". "Ignorar las diferencias se convierte en discriminación", zanjó.

El portavoz de la asociación, Antonio Barnés, señaló que en España la educación pública es siempre mixta, por lo que "la enseñaza diferenciada se asocia con los centros privados o religiosos, y no tiene nada que ver". "Es una cuestión de tipo pedagógico y cognitivo, nada que ver con la moral", insistió, quien hizo hincapié en que todos los padres tienen derecho a poder elegir qué educación desean darle a sus hijos. "Aunque los centros sean mixtos, por lo menos se deberían aplicar técnicas educativas distintas", apuntó Concepción Pérez Villalobos, delegada de la asociación en Andalucía oriental.

"Está demostrado que las niñas desarrollan antes sus habilidades lingüísticas. En esa primera etapa ellas tienen más éxito académico. Luego los niños destacan en el pensamiento abstracto. Capacidad intelectual tienen la misma, pero los caminos para llegar a los resultados son diferentes", argumentó Barnés, quien señalo que en esas etapas los niños y niñas pueden sentirse menos diestros en las disciplinas y renunciar erróneamente.

El día se completó con la ponencia de Sheila Cooper, responsable de la asociación en Inglaterra, y la intervención de Jaume Camps, investigador de la Universidad Internacional de Cataluña.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios