Granada se convierte en 'laboratorio' sobre el sector de ayuda a domicilio

  • Las más de 3.000 empleadas del sector participan en el estudio de UGT sobre su situación laboral real

El sindicato asegura que unas condiciones de trabajo dignas mejorarán la calidad del servicio que se presta. El sindicato asegura que unas condiciones de trabajo dignas mejorarán la calidad del servicio que se presta.

El sindicato asegura que unas condiciones de trabajo dignas mejorarán la calidad del servicio que se presta. / g. h.

Contratos por obra y servicio; jornadas parciales que en ocasiones no alcanzan ni las diez horas semanales; y sueldos que apenas llegan a los 300 euros. Esta es la realidad laboral de las trabajadoras de ayuda a domicilio, el colectivo que sustenta el sistema de Dependencia, que cuida a los más frágiles y que permanece "invisible" y sometido a elevadas tasas de precariedad. Precisamente para hacer visibles a estas trabajadoras, para poner de manifiesto las condiciones en las que desempeñan su labor esencial, UGT ha puesto en marcha un proyecto de investigación que se desarrollará en todo el territorio nacional y que comienza su andadura en Granada, con el análisis de la situación sociolaboral de las 3.000 empleadas que prestan este servicio a través de empresas concesionarias o de los propios ayuntamientos de la provincia.

Responsables técnicas de UGT Confederal y de la Federación de Empleados de los Servicios Públicos del sindicato explicaron ayer que el estudio tiene por objetivo "escuchar" a las trabajadoras, a las administraciones y a las empresas para saber cuáles son sus reivindicaciones y "caminar hacia un sistema más equitativo y más justo".

Contratos por obra y servicio, impagos y jornadas parciales marcan el día a día del colectivo

Las técnicas del sindicato, que apuntaron que la elección de Granada se debe a que Andalucía es una de las comunidades que más inversión destina a Dependencia, indicaron que la idea es "dar la voz" a las empleadas, que en la mayoría de los casos son mujeres con cargas familiares, muchas de procedencia extranjeras y que en demasiadas ocasiones soportan situaciones de acoso y abuso en un entorno, el doméstico, en el que no hay Inspección de Trabajo que valga. "Tenemos que conseguir para ellas unas condiciones justas y dignas", explicaron desde la Secretaría de Mujer y Políticas Sociales de UGT, reclamando una apuesta por el trabajo de "proximidad", que vaya más allá de la atención sanitaria para involucrarse en el ámbito social y de acompañamiento. "Tenemos que apostar no solo por cuidados mínimos y de supervivencia, sino por cuidados de calidad de vida". Y eso sólo será posible si las empleadas que prestan el servicio pueden desarrollar su trabajo en condiciones dignas, asegurándose también cobrar en tiempo y forma en lugar de soportar continuos retrasos en los pagos.

El análisis que elaborará UGT incluye una reunión con los departamentos de Recursos Humanos de las empresas prestatarias del servicio y entrevistas directas con las trabajadoras, además de cuestionarios a los usuarios y grupos de debate que permitan sacar conclusiones más allá de las cifras puras y duras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios