Granada cumple 25 años 'descolgada' del impulso del AVE

  • La idea comenzó a gestarse en la provincia en 1984 y fue con Álvarez Cascos de ministro de Fomento con quien se empezó a dar forma al proyecto en 2001 

  • El estreno se anunció entonces para 2007, ya acumula 10 años de retrasos, y ahora la fecha comprometida es 2018

En abril se cumplen dos años de aislamiento ferroviario. En abril se cumplen dos años de aislamiento ferroviario.

En abril se cumplen dos años de aislamiento ferroviario. / maría de la cruz

Mientras media España celebra las bodas de plata del AVE, Granada sigue a la espera de la llegada de la infraestructura que prevé acabar con el aislamiento histórico que sufre la provincia. Veinticinco años han pasado desde que la Alta Velocidad conectó Madrid con Sevilla. Casi nada. En aquel entonces Felipe González era el presidente del Gobierno, la capital andaluza celebraba la Expo 92 mientras Celtas Cortos lideraba la lista de los 40 Principales y Barcelona se preparaba para los Juegos Olímpicos... Hitos históricos que prueban cómo ha llovido mucho desde entonces . Y, sin embargo, a día de hoy la suerte de Granada sigue siendo la misma: escasa. El ninguneo y el aislamiento siguen presentes lo que ha movilizado a miles de personas en los últimos meses apoyadas por todos los grupos políticos salvo el Partido Popular, así como sindicatos y colectivos.

En pleno 2017 la provincia no sólo no dispone de esta infraestructura de primer nivel, que según explicó ayer el ministro de Fomento, Íñigo Gómez de la Serna en declaraciones a TVE recogidas por Europa Press, ha generado unos 4.000 millones de euros en beneficios económicos, sociales, y medioambientales así como un impulso a la marca España y a las empresas sin precedentes. Granada, además, arrastra otras dificultades promovidas por el Gobierno que la mantiene aislada desde hace dos años en materia ferroviaria lo que han generado un descontento social muy importante.

A tenor de las últimas declaraciones del ministro, Granada está en sus pensamientos. De la Serna nombró a la provincia como una de las que próximamente disfrutarán de esta infraestructura que también se estrenará en Castellón y Murcia. Asimismo, recordó que a finales de 2018 concluirán las obras del AVE hasta la frontera gallega, y un año después, el tramo de corredor por esta comunidad.

Aunque parezca imposible, la historia del AVE a Granada comenzó a gestarse mucho antes, hacia 1984. Desde entonces los retrasos y los tropiezos no han dejado de sucederse. La tramitación del proyecto comenzó en 2001 bajo el gobierno del PP y con Francisco Álvarez Cascos como ministro de Fomento quien auguró el estreno en 2007. Diez años después, el estreno está previsto para 2018.

Los socialistas también se subieron al carro de las promesas de trenes prósperos para Granada. En un acto de campaña en 2004, el socialista José Blanco aseguró que en 2007 volvería a Granada en "un AVE en debidas condiciones: en el que va a hacer José Luis Rodríguez Zapatero". Sus palabras tornaron a lo imposible una vez el PSOE llegó al gobierno y con Magdalena Álvarez como ministra de Fomento. En aquel entonces los socialistas prometieron un AVE de verdad y no el ferrocarril planteado por Álvarez Cascos. Comprendía este proyecto lo que ahora exigen las plataformas que luchan contra la incomunicación de Granada: un AVE de verdad con entrada soterrada y una estación nueva cuyo llevó a cabo Rafael Moneo. De nuevo palabras, proyectos, estudios, que cayeron en saco roto.

El estallido de la crisis económica tras un periodo de bonanza económica y ensoñación despedazó los sueños de los granadinos. En junio 2009, el presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán aseguró que el AVE sería una realidad en 2013. Tan solo tres meses después, el secretario de Estado de Infraestructuras, Víctor Morlán, aseguró que esta fecha, de nuevo "era prematura". La llegada de Mariano Rajoy a la presidencia del Gobierno terminó de confirmar los peores augurios. En marzo de 2012 la ministra Ana Pastor dejó claro que el proyecto encargado a Moneo cuyo coste superaba los 753 millones de euros era "poco realista". Desde entonces los recortes no dejaron de sucederse. El PP dijo no a la estación, a la variante sur de Loja, y al soterramiento por falta de presupuesto.

El AVE de Granada mutaba a un proyecto en dos fases: una primera provisional con la adaptación del trazado tradicional por Loja (descartando la variante), la implantación de un tercer carril para su entrada a Granada en superficie y una estación "remozada" en Andaluces. En una segunda fase se contemplaría el soterramiento y la solución definitiva a su paso por Loja donde también nacieron colectivos protesta como Ave sí pero no así. Con este proyecto, según la ministra, el AVE circularía por Granada en 2015. De nuevo una fecha inviable. El conflicto con la empresa encargada de los trabajos a su paso por Loja a la que se adjudicaron los trabajos con una baja del 50% sobre el presupuesto inicial reanudó la oleada de retrasos. En abril de 2015 se cortó el tráfico ferroviario que acaba de cumplir dos años lo que motivó un enorme rechazo social ante el ninguneo a la provincia aislada por tren.

La movilización ciudadana y la Mesa del Ferrocarril han logrado en los últimos meses que, al menos el Gobierno empiece a analizar el soterramiento y la variante. En la última reunión entre el alcalde y el secretario de infraestructuras, se acordó que la capital iba a iniciar el diseño del proyecto de soterramiento. También se comprometieron con la variante que ya aparece en los Presupuestos Generales. Pero Granada ha hablado en la calle y está harta de promesas incumplidas. Quiere acabar con el aislamiento cuanto antes con una infraestructura digna. Tras 25 años de espera así lo merece.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios