Granada no capta agua del embalse de Quéntar por fallos en las conducciones

  • La avería ha dejado inutilizada una tubería que lleva el agua del pantano a la estación de tratamiento de Lancha de Cenes · Gracias a las últimas lluvias, la capital se nutre de Canales y sólo de dos pozos

Las últimas lluvias han propiciado que los embalses aumenten sus reservas de forma espectacular. Sin embargo, la capital granadina sigue sin poder nutrirse de uno de sus pantanos más cercanos, el de Quéntar, por culpa de una rotura en las conducciones.

Según confirmaron ayer fuentes de la Agencia Andaluza del Agua, el problema se localiza en uno de los túneles por el que pasa el agua entre el embalse y la Estación de Tratamiento de Agua Potable (ETAP) de Lancha de Cenes. A causa precisamente del mal tiempo se produjo un derrumbe de tierra que rompió la tubería y que impide, en consecuencia, que el agua llegue a la estación y, después de tratarse, se distribuya a la capital.

Las mismas fuentes indicaron que se trata de una avería de envergadura y que, aunque ya se está trabajando para repararla, no creen que los trabajos estén listos en un plazo inferior a tres meses. Más bien se fijan el principio del verano como garantía de restablecimiento de la normalidad.

Granada tiene dos pantanos de los que se abastece de agua: el de Quéntar y el de Canales. El primero tiene capacidad para almacenar 14 hectómetros cúbicos y, según los últimos datos oficiales, ahora está al 95% de su capacidad, lo que quiere decir en una situación muy cercana al desagüe obligatorio. Por su parte, el de Canales puede albergar hasta 70 hectómetros cúbicos y por el momento tiene 21, lo que significa que está al 30,7%

La prolongada sequía que ha padecido la provincia, que llegó a estar en una situación de prealerta ahora superada gracias a las precipitaciones de los últimos meses, obligó a tomar medidas alternativas para garantizar el abastecimiento, la principal de ellas abrir pozos para extraerla del subsuelo.

En Granada, de hecho, llegaron a funcionar el verano pasado hasta 14 pozos, que nutrieron a la población para complementar el caudal aportado por el embalse de Canales. Emasagra, la empresa concesionaria del servicio, decidió prescindir del agua de Quéntar por una razón muy sencilla: había muy poca. El pantano estaba en las últimas y de las captaciones se obtenía más fango que agua.

La situación, ahora, es mucho mejor. De esos 14 pozos mencionados sólo están funcionando dos, según las citadas fuentes de la Agencia Andaluza del Agua. Lo hacen, más que nada, para mantener operativo el sistema de extracción, pero en realidad la mayor parte del agua que en estos días consumen los granadinos procede de Canales.

Hace poco más de dos semanas trascendió que, pese al magnífico arranque del año hidrológico -que comenzó en octubre- Emasagra seguiría tirando de pozos porque no había recibido autorización para recurrir de nuevo al agua del embalse de Quéntar. En realidad, teniendo en cuenta que está al 95%, no habría inconveniente para recuperarlo como suministrador de líquido elemento. Lo impide, sin embargo, la avería en la conducción.

Si se cumplen las previsiones y el problema se subsana antes de que comience el verano, Granada tendría de nuevo tres vías de abastecimiento. Las más lógicas serían los pantanos más próximos, lo que permitiría dejar de realizar extracciones y recurrir a unos acuíferos que ahora también deben estar más recuperados y, de paso, debería traer a los granadinos otra consecuencia: la eliminación de la tasa que ahora pagan por la utilización de agua de pozos, con la que ayudan a costear esas tareas de extracción.

De hecho, ya es significativo que esa tasa sea la misma que en los últimos meses cuando ahora, atendiendo a lo que asegura la Agencia Andaluza del Agua, sólo funcionan dos pozos, y no catorce.

Los pozos se abrieron en la Vega sur y llevan a un acuífero que se tiene por uno de los más grandes de Andalucía y que podría abastecer a la población durante más de un año aun en el caso de que los embalses se vaciaran, que afortunadamente ya no es el caso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios