Tres obras de Granada quedan finalistas en los premios Saloni de Arquitectura

  • El Museo del Agua de Juan Domingo Santos, el Museo de la Memoria de Alberto Campo Baeza y la piscina de Lobres de Juan Sánchez y Diego Jiménez, entre los ocho finalistas del prestigioso concurso

Comentarios 1

El pasado 15 de abril el jurado de los prestigiosos Premios Saloni de Arquitectura se reunió para seleccionar las obras finalistas de la X edición en las categorías de Arquitectura y Arquitectura Interior. De los ocho que han optado a la fase final de Arquitectura, tres de ellas son granadinas. En concreto, se trata del Museo de la Memoria de Andalucía, de Alberto Campo Baeza; Valle Urbano, piscina pública de Lobres, de Juana Sánchez Gómez y Diego Jiménez López; y Museo del Agua, en Lanjarón, de Juan Domingo Santos. Estos premios, otorgados por la firma de cerámica Saloni, cuentan con diez ediciones a sus espaldas, gozan de gran prestigio en el mundo de la arquitectura y reparten 60.000 euros en premios, al contar con una dotación de 30.000 en la categoría de Arquitectura y otros 30.000 en Arquitectura interior.

El objetivo de estos premios es "dar reconocimiento y difusión a los mejores proyectos de arquitectura e interiorismo de cada año. El 25 de febrero se cerró el plazo de presentación de obras y el 3 de junio se celebrará la entrega de los premios y diplomas a los finalistas en el Palacio de Congresos de Cataluña. Ese día se conocerán los ganadores en cada categoría".

Según el jurado, presidido por Antonio Ortiz, e integrado por Jesús Aparicio Carlos Quintans, Enric Ruiz-Geli, y Rosa Rull, "la selección de obras resultó una decisión muy difícil dado el alto nivel de los proyectos recibidos y el trabajo resultó arduo".

Las obras de otras provincias españolas que optan al premio de 30.000 euros de Arquitectura son el Geriátrico en Santa Rita (Menorca), de Manuel Ocaña; el Paseo Marítimo de la Playa de Poniente en Benidorm, de Carlos Ferrater y Xavier Martí; el Museo Arqueológico de Álava en Vitoria, de Francisco Mangado; una vivienda unifamiliar en la calle Cocó (San Vicente), de Alfredo Payá; y un conjunto residencial en Caramoniña (Santiago de Compostela), de Víctor López Cotelo.

Los finalistas granadinos están muy satisfechos de poder encontrarse entre obras de primer nivel en el panorama nacional. En el caso del pequeño estudio DJ Arquitectura, de Motril, están que no se lo creen. "No nos lo esperábamos, puesto que hay muchísima obra de calidad en todo el territorio, y lo nuestro es pequeño y muy humilde, en un pueblo olvidado (Lobres). De hecho, todos los mencionados, tienen una prolongada trayectoria con cierto reconocimiento. Quizá ese contraste de poder hacer una obra pequeña, de calidad a muy bajo presupuesto haya influido en el reconocimiento… Estar dentro del grupo, con esas figuras que nosotros estudiábamos en la carrera y eran referentes, no está nada mal", comenta Diego Jiménez. Estos jóvenes arquitectos están en racha, puesto que ganaron en enero el concurso europeo Europan, en Elda (Alicante), y han sido finalistas en Finlandia.

El Museo Caja Granada Memoria de Andalucía es la instalación más ambiciosa del Centro Cultural de dicha entidad financiera y se creó el año pasado como un lugar donde los andaluces pudieran conocer su historia y su propia identidad. El proyecto de la piscina municipal de Lobres, se llamó Valle Urbano porque recrea un valle artificial, se reviste de césped y da una imagen diáfana y ultramoderna.

Por último, el Museo del Agua es un proyecto comprometido con la tradición cultural de Lanjarón y el patrimonio arquitectónico y paisajístico del municipio. La intervención se ha desarrollado con el fin de recuperar un ámbito muy desestructurado, pero con construcciones históricas muy significativas vinculadas al agua y materiales sorprendentes, como los troncos de árbol entre los que cae el líquido elemento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios