Granada prepara una ruta lorquiana mundial

  • El Ayuntamiento impulsará la creación de una red global de ciudades asociadas al poeta donde estará Nueva York, Madrid, Buenos Aires y Salto

Aún están dando los primeros pasos, pero el Ayuntamiento lo tiene claro: la llegada del legado del poeta granadino es un revulsivo para poner en marcha una ruta lorquiana mundial. En ella, detallan fuentes cercanas al Consistorio, "estarían dibujados los lugares en los que, según los historiadores y documentalistas, el escritor granadino estuvo, vivió, durmió, escribió y estrenó sus obras de teatro".

El punto de partida lo fija el Ayuntamiento en la visita del alcalde de Granada, Francisco Cuenca, a Buenos Aires en noviembre del año pasado. El regidor granadino colocó tres placas en lugares emblemáticos de la capital argentina como el Café Tortoni -algo así como el Café Gijón de Madrid-, el Hotel Castelar o el Teatro Avenida, espacios fundamental para Lorca a su paso por la ciudad en los años 30.

La idea que subyace detrás de todo -que se pondrá en marcha con la Universidad de Granada, Turismo Andaluz y TurEspaña- es la de crear un ruta global de Federico en la que se recuerden la presencia del poeta en todas las ciudades donde estuvo, incluidas Buenos Aires, Santiago de Cuba, Montevideo, Nueva York, Salto, ciudad uruguaya en la que pasó unas semanas de descanso junto al poeta y dramaturgo Enrique Amorim; y Santiago de Compostela, Madrid y Figueras, donde estuvo de vacaciones con Dalí-, entre otras, dentro del apartado nacional.

El Consistorio, que se pondrá en contacto con los ayuntamientos correspondientes en los próximos meses, no propone exactamente una ruta turística, sino poner sobre la mesa el carácter universal de Federico como habitante de Granada al mundo. En relación a posibles paquetes turísticos, el Ayuntamiento dice que queda a expensas de lo que la ciudad decida. "Si hay alguna persona inteligente en un marco supramunicipal que pueda establecer una ruta de turismo, estupendo", afirman fuentes cercanas al Consistorio.

El Café Tortoni, fundado en 1858 para emular al viejo Tortoni parisino, fue el espacio en el que figuras como Carlos Gardel, Jorge Luis Borges o el propio poeta durante su estancia en Argentina en 1933, encontraron el lugar idóneo para celebrar tertulias, leer, escribir y desplegar su arte.

En la misma calle, la emblemática Avenida de Mayo, se ubica el Teatro Avenida (1908), el templo que llegó a acoger la función número 100 de Bodas de sangre con Lola Membrives como protagonista, además de Mariana Pineda, La zapatera prodigiosa y una adaptación de La dama boba. "Y en 1933, será Membrives quien en un brillante montaje de Bodas de sangre, convierta a Lorca en figura famosísima en Argentina", explica Ian Gibson en una entrevista.

El hotel Castelar, llamado así porque los dueños quisieron recordar al primer presidente de la Primera República Española -Emilio Castelar-, hospedó al autor de La casa de Bernada Alba en la habitación 704 durante su estancia bonaerense.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios