Granados niega intrusismo y critica al Colegio de Abogados por sectario

  • Eduardo Torres enmarca la querella a la asesora de Juana Rivas en la "defensa de la profesión"

Francisca Granados, la asesora jurídica del Centro de la Mujer de Maracena, ayer a su salida de los Juzgados. Francisca Granados, la asesora jurídica del Centro de la Mujer de Maracena, ayer a su salida de los Juzgados.

Francisca Granados, la asesora jurídica del Centro de la Mujer de Maracena, ayer a su salida de los Juzgados. / Efe

La asesora jurídica del Centro de la Mujer de Maracena , Francisca Granados, negó ayer ante la juez haber cometido intrusismo profesional en su labor en el caso de Juana Rivas y manifestó que la querella que el Colegio de Abogados de Granada ha presentado contra ella por este motivo está "instrumentalizada" para "ir en contra de la igualdad entre hombres y mujeres". Granados prestó declaración durante algo más de una hora en el Juzgado de Instrucción número 3 de Granada en calidad de investigada por este asunto, en el que se dirime si se excedió en sus funciones, desempeñando otras que sólo puede ejercer un abogado, en el caso de Juana Rivas.

La 'madre de Maracena' se enfrenta a una petición fiscal de cinco años de cárcel por presunta sustracción de menores tras permanecer casi un mes en paradero desconocido incumpliendo la orden judicial que le obligaba a entregar a sus hijos al padre. Así, en declaraciones de Granados a su salida del Juzgado, Granados defendió que su labor, "como la del resto de compañeras de los centros de atención a la mujer" del país, "es clara, está publicitada y es transparente".

Asimismo, la asesora del Centro de la Mujer de Maracena garantizó que siempre ha trasladado "con la máxima claridad" sus funciones como asesora jurídica, una labor que desempeña profesionalmente desde hace 26 años, y se mostró "absolutamente tranquila" porque a su modo de ver esta querella "no responde a cuestiones técnicas, sino de carácter ideológico", dirigiéndose en contra "de un servicio público que se viene ejerciendo por cientos de profesionales y que está avalado por la normativa".

"Es una denuncia instrumentalizada" para "ir en contra de la igualdad de hombres y mejores" enfatizó Granados, quien además tachó de "decepcionante" que el Colegio de Abogados de Granada "invierta sus recursos y su tiempo" en dirigirse "contra los servicios de atención especializada a las mujeres víctimas de la violencia de género" en vez de en formar a su personal para "una mejor protección" de este colectivo especialmente vulnerable en la sociedad.

Aproximadamente una decena de mujeres, algunas de otros centros de la mujer de la provincia, se desplazaron hasta el edificio judicial de La Caleta en la capital granadina para mostrar su señal de apoyo a Granados, recibiéndola con aplausos cuando salió del Juzgado tras declarar durante más de una hora y media.

Por su parte, el decano del Colegio de Abogados de Granada, Eduardo Torres, enmarcó esta querella en "la defensa de la profesión frente a quien no tiene los requisitos legales para ejercerla". Torres señaló que "no hay que entrar a valorar las ventajas del centro de la mujer por su magnífica labor", aunque hizo hincapié en que si en ellos se ofrece asesoramiento jurídico "tienen que contratar abogados" y no personas que no lo sean, ya que según la Ley del Poder Judicial "es una función exclusiva" de los letrados. Además, recordó el delito de intrusismo está penado con multa de seis a doce meses.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios