La Guardia Civil denuncia una deficiencia grave en un autobús escolar sin cristal en la luna trasera

  • Los padres se quejaron del estado del vehículo, que tenía un fino panel de madera enganchado al chasis

La Guardia Civil ha formulado denuncia por una "grave deficiencia" detectada en un autobús escolar cuya luna trasera era un fino panel de madera que no cumple "la más mínima medida de seguridad" en el transporte de niños. Agentes del equipo de Transportes de la Guardia Civil de Tráfico inspeccionaron ayer el autobús para comprobar si cumplía los requisitos exigidos a este tipo de transportes después de recibir quejas de los padres por el mal estado del vehículo, que a diario transporta a los niños hasta un colegio de la capital.

El autobús fue interceptado por los agentes sobre las 7.50 horas de ayer en la calle Gobernador Pedro Temboury, cuando se dirigía al colegio con los niños que había recogido hasta esa hora. La luna trasera del autobús, de 15 años de antigüedad, era "un fino y frágil panel de madera cogido al chasis con unos remaches", lo que según la Guardia Civil supone un peligro para los viajeros porque "el más mínimo empujón" puede romperlo, de ahí que los agentes solicitaran a los niños de los asientos traseros que se sentaran más adelante.

A requerimiento de los agentes, el conductor mostró el permiso de conducir y la autorización para la realización de servicio escolar, si bien no llevaba consigo ni el seguro obligatorio, ni la ficha técnica ni la tarjeta de transportes.

No obstante, la Guardia Civil ha comprobado en su base de datos que la empresa a la que pertenece el autobús sí posee esa documentación. Aunque los agentes valoraron la posibilidad de inmovilizar el autobús, para no perjudicar a los niños a esa temprana hora de la mañana permitieron al conductor continuar hasta el colegio tras advertirle de que ese vehículo no puede transportar a escolares.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios