El Hospital del Campus completa con éxito el primer día de traslado

  • El plan se desarrolló sin incidentes y a mediodía ya estaban casi todos los enfermos en el nuevo centro del PTS Sólo hubo que dejar dos traslados desde Trauma para la tarde

Comentarios 2

El Hospital del Campus culminó ayer con éxito el primer día de traslado. Una jornada histórica por recibir a los primeros pacientes del servicio de hospitalización y por inaugurar las Urgencias entrando así el edificio en funcionamiento total. Y todo fue bien. Tras 14 años esperando un nuevo hospital para Granada, finalmente ayer, 2 de julio, se abrieron todos los servicios al completo del nuevo Hospital del Campus. Y la jornada, incluso para sorpresa de todos los organizadores, fue demasiado bien. Sin incidentes, sin retrasos e incluso mejorando las previsiones.

La jornada comenzó a las siete de la mañana en el Hospital de Traumatología, donde se activó el dispositivo especial en el que participaron más de 850 personas. A esa hora se empezó a preparar a los pacientes y a las 07:59 salió el primero. Tardó 19 minutos en llegar al PTS y a las 08:18 ya estaba entrando en el hospital del Campus. Era el primer traslado. Desde ahí, se sucedieron el resto hasta sumar 101 pacientes procedentes del hospital de Traumatología (99 de planta más 2 de observación). Además, se trasladaron 9 pacientes de la UCI de Trauma y uno del Clínico (tres con ventilación mecánica). El primero de UCI llegó a las 08:14 horas. Estos pacientes críticos entraron por las Urgencias y de ahí directos a Cuidados Intensivos. Durante la mañana se trasladaron siete y dos en turno de tarde.

El protocolo funcionó a la perfección. Todo estaba rodado y no hubo fallos en la cadena, algo que resaltaron tanto el consejero de Salud, Aquilino Alonso, como el gerente de los hospitales, Manuel Bayona, durante el balance ofrecido a media mañana de ayer tras el que felicitaron a todos los profesionales implicados.

El protocolo estaba bien definido. En el hospital de origen (en este caso Traumatología) se preparaban a los pacientes en las plantas y se situaban en las "zonas nido" ubicadas en las puertas de Urgencias y una lateral. Según la gravedad y con su kit de control (historia clínica, medicación y pulsera identificativa), iban saliendo de uno en uno en las ambulancias. A la llegada al PTS, entraron por la puerta de consultas externas, donde se había preparado otro 'nido' con cinco camas en la planta de acceso en el que había médicos para vigilar el estado del paciente, se hacía el traspaso de la camilla a la cama de hospital, se identificaba, se guardaba el ingreso y se enviaba a la habitación. Médicos, personal de admisión, celadores, enfermeros y auxiliares formaban esta cadena hospitalaria. Ya en cada planta, los pacientes fueron ocupando las habitaciones y el personal de enfermería y auxiliares estaban preparados para continuar con los cuidados igual que estaban haciendo hasta ahora en Trauma.

Las Urgencias del hospital también comenzaron a funcionar ayer. A primera hora de la mañana se cerraron las urgencias de Traumatología y del Clínico y comenzó la actividad. "Gracias a la información que se ha dado no ha habido ninguna persona que se haya presentado equivocadamente en estos servicios", resaltó el consejero. De todos modos, se han puesto carteles en esas urgencias para que, si va algún despistado, sepa dónde dirigirse. En el Clínico un cartel informa de que el servicio más cercano es el del Virgen de las Nieves.

La primera urgencia que se atendió en el Hospital del Campus de un paciente 'externo' llegó a las 07:45 horas. Fue un problema banal (un dolor lumbar). A las doce de la mañana -corte tras el que se realizó el primer balance del traslado- ya se habían atendido 56 pacientes en Urgencias, de los que 11 habían sido dados de alta. A las 20:30 horas ya habían pasado 203.

"Todo ha funcionado bien. Además se ha hecho ya la primera cirugía y hay otros siete pacientes pendientes, cinco traumatológicos y uno de neurocirugía urgente", señaló Alonso, que insistió en que el traslado fue "más rápido" de lo que se esperaba.

A las dos y diez de la tarde terminó la jornada de mañana del dispositivo y con ella casi la totalidad del día 1 de traslado. A esa hora ya sólo quedaban por trasladar dos pacientes de la UCI de Trauma, que se movilizaron durante la tarde ya que requerían un traslado de especial aislamiento. Para las seis ya había terminado la actividad en Trauma, que quedó definitivamente cerrado al público a la espera de reabrir en unos meses como futuro Materno Infantil.

Finalmente, los años de espera, de reuniones, de preparativos y de organización dieron su fruto y todo parecía fácil. La implicación de todos los que han participado en ese día histórico lo han hecho posible. Hecho que resaltó el consejero para asegurar que como en cualquier cambio siempre hay situaciones de "disconformidad" pero que el cambio "sólo representa mejoras", por lo que cualquier duda o "nostalgia" entre profesionales "desaparecerá".

Todo el personal del hospital estaba involucrado y dando el 200% para que todo saliera bien. Había personal de todos los servicios. Y no hubo que lamentar incidentes, pérdidas de pacientes, equivocaciones de plantas o camillas esperando en pasillos o ascensores. Había más personal que pacientes para que todo saliera bien.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios