El Imfe coloca a más de medio millar de personas en riesgo de exclusión social

  • Un plan municipal que comenzó en 2004 trata de buscar un empleo a estas personas

La Concejalía de Bienestar y el Instituto Municipal de Formación y Empleo firmaron hace cuatro años un convenio para trabajar en la inserción laboral de personas en riesgo de exclusión social, cuyo balance hicieron público ayer. Las concejales de ambas áreas, Ana López Andújar y Marifrán Carazo, se mostraron satisfechas con la contratación de 512 personas, de las 1.530 que han participado en el programa.

En este sentido destacaron la dificultad de lograr que estas personas se vuelvan a insertar en la sociedad de forma plena y se mostraron animadas para seguir trabajando en la misma línea durante los próximos años.

Las trabajadoras sociales dividen a las personas que acceden al programa en tres grupos: personas sin hogar, reclusos o exreclusos y un tercer grupo más general de personas en riesgo de exclusión social. Ana López Andújar explicó que es necesario adaptar las ofertas de empleo a los perfiles "especiales" de estas personas.

En este sentido Marifrán Carazo aseguró que hay varias empresas que se han interesado en este plan específico para ocupar los puestos vacantes, lo que consideró muy positivo.

Pero además de las contrataciones, se les ofrece la posibilidad de acceder al autoempleo, algo que aunque resulta aún más complicado, puede ser también una realidad. Así Carazo explicó que se les ayuda a acceder a microcréditos y se apoya su iniciativa empresarial. Un total de catorce participantes en el programa municipal optaron por crear su propio negocio para acceder al mercado laboral.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios