José Julián Romero declara por la querella por injurias que interpuso contra él Marsá

  • Según fuentes del caso, el constructor se habría ratificado en sus manifestaciones

El empresario de la construcción y presidente del Club Baloncesto Granada, José Julián Romero, declaró ayer en el Juzgado de Instrucción número 1 por la querella que el dirigente del Granada 74, Carlos Marsá, presentó en su contra por supuestas injurias y calumnias, a raíz de unas manifestaciones realizadas en medios de comunicación en marzo de 2007.

Según fuentes próximas al caso, Julián Romero ratificó ante el juez lo que en su día dijo sobre Carlos Marsá, al que atribuyó una serie de conductas que podrían ser constitutivas de estafa, si bien, en su comparecencia de ayer, trató de explicar el motivo de sus declaraciones.

No es el único caso que enfrenta a ambos dirigentes de entidades deportivas granadinas en los tribunales, ya que la Fiscalía denunció el pasado mes de marzo a José Julián Romero y al que fuera gerente de Urbanismo en el Ayuntamiento de Granada Manuel Lorente por la posible comisión de los delitos de cohecho y prevaricación.

El Ministerio Público investigó los hechos que previamente fueron denunciados por Marsá. Éste acusó al Consistorio de dar "trato de favor" a José Julián Romero, conocido, además de por su vinculación al baloncesto, por ser un promotor inmobiliario, especialmente en el pasado Mundial de Japón.

El enfrentamiento de Marsá con el Ayuntamiento no es nuevo. Su capítulo más duradero tiene que ver con el Granada 74, equipo que milita en la Segunda división de fútbol tras comprarle la plaza al Ciudad de Murcia y que no juega sus partidos en la capital, sino en Motril.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios