Jóvenes extutelados de la Junta se alojarán en residencias de la UGR

  • La opción gratuita permitirá a los chicos cursar estudios superiores, poco habitual hasta ahora

Los jóvenes que han estado tutelados por la Junta de Andalucía y que a los 18 años se encuentran de algún modo ante el abismo de la desprotección institucional, tienen ahora la oportunidad de cursar estudios superiores. La Universidad de Granada reservará plazas en sus residencias y colegios mayores y sufragará la estancia de estos jóvenes que decidan iniciar un grado.

Esta medida, que según sus responsables es pionera en el sistema universitario español, es fruto de un convenio firmado por la Universidad de Granada y la Junta de Andalucía. La iniciativa se suma a una serie de programas de colaboración conjunta en materia social y de inclusión que desarrollan ambas administraciones desde hace años, como la formación de mayores, la convivencia entre estudiantes y ancianos o proyectos de cooperación.

La consejera de Igualdad y Políticas Sociales, María José Sánchez, y la rectora de la UGR, Pilar Aranda, firmaron ayer un protocolo global de colaboración en diferentes materias y el primero de los convenios específicos a los que dará lugar ese trabajo común, que es el de la acogida de jóvenes extutelados por la Junta.

Para el próximo curso la Universidad de Granada va a reservar cinco plazas en sus residencias y colegios mayores para este fin. Según técnicos de la Delegación de Igualdad en Granada, ya hay siete jóvenes candidatos para comenzar sus estudios con esta ayuda, cuyo rendimiento será analizado en los próximos cursos para evaluar su posible continuidad en el tiempo.

Cada año alcanzan la mayoría de edad unos 70 tutelados por la Junta de Andalucía en Granada (que tiene unos 700 jóvenes bajo su amparo). Los técnicos explicaron a este periódico que algunos de ellos optan por volver a su entorno familiar (del que salieron para garantizar su protección) o inician un proyecto vital propio, pero casi nunca continúan estudios universitarios, dada la dificultad para mantenerse económicamente.

"Al cumplir los 18 años quedan sin soporte y ésta es una forma de seguir dándoles apoyo, además de favorecer su formación académica y la futura inserción laboral", declaró la consejera de Igualdad.

La rectora, por su parte, manifestó su esperanza de que esta iniciativa pionera se extienda por otras universidades, al igual que ha ocurrido en el pasado con otros proyectos de la UGR con contenido social.

El convenio firmado ayer incluye también prácticas para los estudiantes en diversas materias en el entorno de las políticas sociales o en el ámbito del voluntariado, para la implicación del alumnado con asociaciones de personas mayores o en centros de participación activa.

La consejera hizo hincapié en el programa dirigido a personas mayores dispuestas a compartir su vivienda con estudiantes universitarios, puesto en marcha hace varios años y que ofrece una convivencia de la que se benefician ambas partes.

Asimismo, se van a promover convenios para facilitar el uso de las instalaciones de la empresa pública Inturjoven y se ofrecerá a información de recursos del Instituto Andaluz de la Juventud (IAJ).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios