Kinépolis quiere comprar el cine del Zaidín, donde el PGOU prevé pisos

  • El propietario del cine de verano y los vecinos han presentado varias alegaciones al texto urbanístico que recoge la construcción de un bloque de cinco alturas

El cine de verano del Zaidín tiene sus días contados según el nuevo Plan General de Ordenación Urbana de Granada (PGOU). El documento urbanístico prevé un cambio de uso de este suelo convirtiéndolo en residencial y destinándolo a la construcción de un bloque de viviendas de cinco alturas. Pero las pretensiones del Ayuntamiento en esta zona obvian la voluntad del propietario del cine de verano, Julio Álvarez, que ha vuelto a reiterar su intención de que el suelo siga teniendo un uso lúdico.

Tras más de 50 años de profesión, el propietario del cine de verano de los Vergeles decidió hace dos ceder la explotación del establecimiento a la empresa Kinépolis que no ha tardado en mostrar su deseo de hacerse con el ansiado espacio en la zona sur de la ciudad. La empresa, especializada en el negocio del Séptimo Arte, se dedica desde entonces a proyectar sus películas de estreno en el mítico cine del Zaidín. "De momento estoy muy satisfecho con el alquiler del cine, por lo que no he pensado en venderlo", manifestó el propietario del último cine de verano de la capital, aunque reconoció el interés de la empresa en hacerse con este suelo.

Como a los vecinos del barrio, a Julio Álvarez le ha sorprendido la recalificación de su terreno recogida en el PGOU, sobre todo teniendo en cuenta que no tiene pensamientos de vender este suelo, de ahí que haya interpuesto una alegación al documento urbanístico que ya ha sido sometido a aprobación inicial.

"He recibido presiones del Ayuntamiento e incluso de vecinos que se han quejado por el ruido de las películas. He tenido que luchar mucho para que el cine siguiera adelante", recuerda Julio Álvarez, quien lamenta el escaso apoyo municipal que ha recibido el cine. De hecho Álvarez teme que la remodelación de la calle Palencia, que se llevará a cabo este verano, merme considerablemente la afluencia de espectadores.

La asociación de vecinos Zaidín-Vergeles, liderada por su presidenta, Ángeles García, no ha ocultado su sorpresa al descubrir las pretensiones del Ayuntamiento en la única zona de ocio que le queda al barrio. Por eso, también ellos han decidido presentar las pertinentes alegaciones al Plan General. "El que quiera comprar este espacio debe saber que compra un cine, no un solar para edificar", defiende la presidenta de la asociación de vecinos del barrio, que teme que los intereses especulativos deriven en el cierre del emblemático cine.

Por suerte, los vecinos han podido conocer las intenciones del Ayuntamiento antes de que termine el periodo de alegaciones y, con ayuda de la asociación Adobe, han redactado su disconformidad en forma de alegación.

"Generalmente los vecinos se enteran de este tipo de actuación cuando ya está hecho el bloque de viviendas, por eso hemos presentado otra alegación en la que pedimos que el PGOU se exponga durante más tiempo y de una manera más sencilla para que todos los vecinos lo entiendan", argumenta Ángeles García, y añade que le han solicitado al alcalde una reunión para expresarle sus inquietudes.

Por su parte, la portavoz municipal de Izquierda Unida, Lola Ruiz, teme que la empresa cinematográfica esconda otro tipo de intereses urbanísticos que hayan llevado al Ayuntamiento a contemplar este suelo como residencial. "Esta actuación deja claro que el Ayuntamiento está trabajando en beneficio de las grandes empresas y no por los ciudadanos granadinos", alegó Lola Ruiz Domenech.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios