Laura García-Lorca: "La llegada del legado no es una vuelta, es el principio"

  • El Centro de la Romanilla acoge por primera vez una parte del legado de la familia del poeta desde su inauguración en julio de 2015

  • El espacio cultural pone fin a más de una década de desencuentros

Laura García-Lorca tuvo que contener el llanto el 29 de abril de 2015 en la inauguración del Centro Lorca sin un triste legajo. Ayer tuvo que volver a reprimir el llanto, pero en este caso de profunda emoción y con más de 200 piezas del legado amparando su presencia. "Esta llegada de las primera obras de Lorca no es una vuelta, es un principio, lo tenemos que cuidar y defender porque es un tesoro muy grande y muy frágil", señaló la presidenta de la Fundación Lorca en la inauguración de la exposición Una habitación propia, que supone que el legado del poeta pone por fin un pie en Granada tras una historia "tortuosa", como la calificó el consejero de Cultura, Miguel Ángel Vázquez.

En el espacio de seis meses Granada ha cicatrizado dos heridas que sangraban desde hacía décadas: la del Metro y la del Centro Lorca. El primero ya discurre por la ciudad como si siempre hubiese estado ahí y el legado del poeta ya conmueve por fin a los visitantes del Centro de la Romanilla casi 15 años después de la foto 'fundacional' con el entonces presidente del Gobierno José María Aznar, el exalcalde José Torres Hurtado y la propia Laura García-Lorca. Los representantes institucionales se han sucedido a lo largo de este tiempo y finalmente fueron el alcalde Francisco Cuenca y Miguel Ángel Vázquez los que posaron para la foto que comienza a cerrar una etapa. A ambos los felicitó Laura García-Lorca al comienzo de su intervención por su "empeño" y por cumplir todos los acuerdos que finalmente han desbloqueado la llegada de los fondos, que tienen que estar en Granada en su totalidad antes del 30 de junio. En este sentido, y aunque se habla genéricamente de 5.000 documentos, los fondos son más cuantiosos por toda la documentación en prensa que durante años se ha compilado o la voluminosa biblioteca con ediciones lorquianas de todo tipo. Por esta razón, el traslado definitivo se tendrá que hacer en diferentes fases, según explicaron ayer a este periódico fuentes del Consorcio.

La presidenta de la Fundación del poeta también agradeció la "cercanía" del embajador de Noruega en España, Helge Skaara, después de que el país nórdico haya despejado definitivamente la maraña económica que paralizó durante casi tres años la llegada del legado, anunciando que dan por justificados los cerca de 4 millones de euros que aportaron para el equipamiento y para el primer semestre de actividades culturales. También recordó a su familia, "sin quienes todo lo que vendrá a Granada y dará sentido a este Centro no existiría". Una frase de apenas tres líneas que encierra décadas y décadas de un trabajo casi obsesivo por parte de la familia del poeta recopilando y comprando todo el material relacionado con Federico que conforma el legado. Por último, además de recordar el "desprendimiento" de la Caixa al condonar una deuda de 4 millones de euros para facilitar la llegada de los documentos a Granada, la sobrina del autor de Yerma tuvo dos dedicatorias especiales al abogado Matías Cortés y al gestor cultural José Guirao, "que han hecho más de lo posible con un desprendimiento y una generosidad que cualquier cosa que diría es poco". Matías Cortés, miembro del Patronato de la Fundación, ha sido quien ha llevado con mano de hierro las negociaciones con el Consorcio del Centro Lorca que integran Ministerio de Cultura, Junta de Andalucía, Ayuntamiento y Diputación. Matías Cortés se mantuvo firme en la etapa en la que el exconcejal de Cultura, el popular Juan García Montero, llevaba en parte las riendas de las conversaciones. Matías Cortés también culminó las negociaciones con Caixabank y tomó las riendas de la Fundación Lorca tras el escándalo que supuso la gestión del exsecretario Juan Tomás Martín, acusado de urdir una estafa millonaria en la etapa en la que se construyó el Centro Lorca. Cortés dio un paso al frente después de que el Consorcio apartara a la Fundación del Consejo Rector del Centro y ha sido quien ha gestado en buena parte el acuerdo que desbloqueó la llegada de los fondos consiguiendo que la Fundación vuelva a tener un papel protagonista en el futuro.

Por su parte, José Guirao, que fue director del Museo Reina Sofía y pasa por ser uno de los gestores culturales más solventes del país, fue la otra pieza con la que Laura García-Lorca recompuso su núcleo duro para afrontar la cascada de escándalos en torno a la gestión de Juan Tomás Martín. En un discreto segundo plano, Guirao acudió a la presentación de Una habitación propia para apoyar con su presencia el final feliz a una de las grandes polémicas de la ciudad.

Miguel Ángel Vázquez fue finalmente el consejero de Cultura bajo cuyo mandato llegó el legado de Lorca, una aspiración que también tuvieron en su momento Enrique Moratalla, Rosa Torres, Paulino Plata, Luciano Alonso y Rosa Aguilar. Vázquez afirmó que se trata de una exposición "de bienvenida". "Esto demuestra que tenemos una hoja de ruta que va a tener un final feliz para Granada y para Andalucía", continuó el consejero, que subrayó que han cumplido con lo firmado en diciembre y que "el objetivo final es que el legado llegue a este centro de manera completa y definitiva el próximo 30 de junio".

En este sentido, el consejero añadió que el Centro Federico García Lorca es un espacio "exclusivo, excepcional", que va a recoger el legado del poeta universal, "un legado único que vamos a cuidar, a mimar y a divulgar". "La obligación de este centro es el conocimiento, la investigación y la difusión de Federico y, a partir de ya, vamos a generar un centro de excelencia, como es el deseo de la Fundación y de la familia y también el compromiso de todas las administraciones, con una programación de calidad que dé respuesta a la importancia del legado que recibimos", aseveró el consejero, que apostó por hacer del Centro Lorca un "espacio de excelencia", para lo que las administraciones tendrán que arrimar el hombro para dotar de personal especializado el centro y para contar con un presupuesto estable que permita una programación ambiciosa, uno de los puntos que Laura García-Lorca siempre ha defendido con más vehemencia. De momento, la Junta ya ha aportado los más de 100.000 euros que ha costado poner en pie Una habitación propia, el primer paso para que el espacio de la Romanilla sea por fin la casa del poeta.

Además Francisco Cuenca señaló que ayer fue un día "histórico" para Granada, Andalucía, España y "el mundo de la sensibilidad y la cultura". "El Centro Lorca se empieza a llenar de Federico", señaló el alcalde, que subrayó que "Granada está de fiesta" por "el camino que empieza ahora", con un programa de actos que acompañan la llegada del legado y con los que la capital celebra este 2018 como el Año Lorca.

"Con la llegada de esta muestra singular al Centro Lorca, el legado del autor, uno de los más importantes de nuestro país, adquiere un nuevo valor que no sólo reside en su presencia en la ciudad" que fue siempre su referente, "sino que da sentido a este equipamiento que nació para ser referente de la cultura contemporánea, motor del arte y templo de la palabra y el pensamiento", explicó Cuenca.

La llegada de 200 documentos lorquianos de los más de 5.000 que se esperan ya ha convertido al espacio de la Romanilla en 'un Centro propio' para Federico García Lorca.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios