Lenguaje y comunicación, medidas del éxito empresarial

  • La apuesta por la calidad y la diversificación ha permitido a la joven empresa Trágora experimentar en los últimos dos años un crecimiento "espectacular"

'Amplia horizontes, alcanza metas, asegura éxitos'. El eslogan comercial de Trágora Servicios Lingüísticos refleja, y muy bien, la filosofía de la joven empresa granadina. Trágora, además de centrar su trabajo en romper las fronteras lingüísticas, rompe también cualquier idea preconcebida sobre qué tiene que hacer una empresa de traducción. Porque, más allá de hacer inteligible en todos los idiomas cualquier tipo de documento, la empresa ofrece a sus clientes un completo paquete de servicios que va desde la producción audiovisual y el diseño web hasta la organización de eventos.

"Son ramas de actuación muy diferentes. Pero en el fondo está todo muy relacionado", explica una de las socias fundadoras de Trágora, Elena Fernández. De hecho -añade Ana Belén Martín, otra de las socias,- "al principio sólo nos dedicábamos a la traducción, pero con el tiempo nuestros clientes nos han exigido añadir nuevos servicios".

Y todos, aseguran las responsables de la empresa, "de gran calidad". Porque Elena, Ana Belén y sus otras tres socias, Pilar Puig, María del Mar Fernández y Paula López, garantizan que todos sus trabajos se hacen siguiendo lo que dicta la profesionalidad. "El sector de la traducción es un sector que tiene mucho intrusismo. Nosotros estamos intentando que se note la calidad final para concienciar al cliente", asegura Elena.

Por el momento, su buen hacer ya ha conquistado a una extensa carteras de clientes que les ha permitido crecer "de forma espectacular" desde que comenzaron su andadura empresarial, recién licenciadas, en 2006.

El primer año de vida de Trágora fue, según Ana Belén, poco menos que "frenético". Y no sólo por las dificultades que de por sí conlleva la puesta en marcha de una empresa -las jóvenes emprendedoras reconocen que desde el principio toparon con "la gente adecuada" y contaron con el apoyo inestimable de la Escuela de Empresas de Maracena-, sino por el aluvión de ofertas de trabajo que recibieron. "De un año a otro hemos podido crecer más del 70 por ciento", aclara Elena.

Pero no se trata sólo de cifras. Las cinco jóvenes empresarias no miran al futuro sólo en términos de volumen de negocio y de facturación, sino también en función de los cada vez más interesantes proyectos que llegan a sus manos. En la actualidad, Trágora está colaborando con una empresa cordobesa para la elaboración de una audioguía de la provincia, está trabajando con Michelín para la organización de eventos de la empresa y están traduciendo al español una serie de documentales de naturaleza para la televisión. Y, en cuestión de meses, las empresarias comenzarán a poner en pie su principal proyecto de futuro: un programa de formación para los profesionales de la traducción en la que formar a sus propios colaboradores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios