Luis Salvador: el 'politinauta'

  • El senador socialista por Granada pone en marcha la nueva versión de su Oficina Virtual de Atención al Ciudadano, donde concentra toda su actividad en la web 2.0 y con la que quiere contagiar a sus compañeros

Está en Facebook, está en Twitter, está en Youtube, está en Flickr, está en Blogger... y está, sobre todo, en el Senado, que es para lo que le pagan. Por representar a los intereses de los ciudadanos en general y de los granadinos en particular en la Cámara Alta. Quizá precisamente por eso, y porque piensa que "quien diga que internet es el futuro, demuestra ser una persona del siglo XIX, porque está más que claro que internet es el presente", Luis Salvador vive en la red y ejerce la política volcado en ella, según dice, como un gesto de "transparencia hacia el ciudadano".

El senador socialista ya creó en el año 2003 lo que denominó su OVAC (Oficina Virtual de Atención al Ciudadano) para estar en contacto con aquellos a los que representaba. Ahora, y obligado por la "dispersión de trabajar en distintas herramientas y redes sociales", la ha renovado de arriba abajo y ha logrado integrar en ella hasta seis herramientas de producción de contenidos, además de varios buzones de quejas, sugerencias e interacción con los ciudadanos y hasta información puntual de la evolución de su faceta como novelista. Para Salvador, tener una "identidad digital" forma parte de su "concepto de la Política 3.0", después de que, a su juicio, hasta ahora "el diálogo entre los políticos y los ciudadanos se había limitado exclusivamente a la blogosfera, que era algo que funcionaba muy bien, pero que ahora exige un plus".

Para este autodenominado "apóstol de las Nuevas Tecnologías", la conocida como red social "iguala al político con el ciudadano; lo coloca exactamente al mismo nivel. El político no entra en la red social con su cargo, sino que su prestigio, su red y su presencia se la tiene que ganar y trabajar día a día", asegura.

Y el senador socialista no ha perdido el tiempo: tiene más de 3.000 amigos en Facebook, más de 100 'followers' en Twitter y recibe decenas de comentarios y de reclamaciones a través de sus distintos buzones. Los mejores ejemplos de la efectividad de esta política horizontal son, según cuenta, las reivindicaciones de los ingenieros informáticos o las reclamaciones de los estudiantes al hilo del Plan Bolonia.

La intención de Luis Salvador ahora es contagiar esta actividad frenética en la Red a sus compañeros de partido y asegura que ya lo está logrando: "No hay agrupación local del Partido Socialista del pueblo más pequeño que no tenga su perfil en Facebook, lo que les ayuda a vivir la vida del conjunto de su partido, que es muy grande y está en el Gobierno, desde su pequeña comunidad".

Entre medias, valga la redundancia, quedan los medios. Lejos de perder su papel de mediadores entre la actividad de los políticos y los ciudadanos como supuestas víctimas de este acercamiento que supone la 'política 3.0', para el senador Luis Salvador, iniciativas como la de su Oficina Virtual de Atención al Ciudadano "facilitan su trabajo de fiscalizadores de un mundo que ha cambiado".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios