Marcelo, el primer paciente: "Está fenómeno, todo muy bien"

A las 08:18 de la mañana llegaba al Hospital del Campus la primera ambulancia con el primer paciente que iba a entrar en el área de hospitalización. De la ambulancia bajaba Marcelo, de 60 años, abrumado por las cámaras y la comitiva oficial que le daba la bienvenida. Estaba avisado de que era el protagonista de un día histórico para Granada. Junto a él, su mujer y su hija, asombradas también con el nuevo hospital. Todo fueron buenas palabras. Además, Marcelo iba a cumplir otro hito. Iba a ser el primer paciente operado. Lo hizo a media mañana de una intervención de cadera.

En su habitación, en la cuarta planta, en el área de Traumatología, atendió a la prensa entre el rubor y el nerviosismo por su próxima intervención. Estaba en ayunas a la espera de entrar en quirófano y la marea de periodistas y cámaras la sorteó bien. Gracias también a que las habitaciones, como él reconoció, son más grandes y evitan la sensación de agobio.

Marcelo es de Santa Fe y llevaba desde el pasado miércoles ingresado en el hospital de Traumatología. Le informaron del traslado. Y le tocó el primero.

En su habitación aseguró que todo había ido muy bien, "fenómeno". "El traslado ha sido magnífico, los médicos estupendos, la ambulancia fenomenal, y lo digo teniendo experiencia de hospitales porque enfermedades tengo un montón. El traslado ha sido fenómeno, normal, sin problema, muy bien coordinado", aseguró Marcelo en su cama.

Lo primero que pudo comprobar es la nueva habitación. Está en una doble pero puesta ahora como individual. Y le pareció bien también. "La habitación está estupendamente. Aquí dos personas están bastante bien", dijo. Porque venía de una de tres y relató que con más gente hay más problemas e incomodidades, por lo que estando solo uno o dos es mejor para la tranquilidad y también para la atención que reciben.

Marcelo también fue el primero en operarse de intervención no programada (esas se retoman el martes). "Estoy a la espera de que me operen ahora. Voy a estrenarlo todo".

Su mujer y su hija también mostraron en los primeros minutos de estancia en el hospital su satisfacción. Destacaban los pasillos grandes, las habitaciones y la comodidad. "Está todo muy bien", decían Dolores y Carolina, esposa e hija de Marcelo, respectivamente.

Aseguraron que no habían visto antes el hospital y que les sorprendió. "Lo hemos visto todo bien, el personal muy atento", manifestaron. Tuvieron también su mensaje reivindicativo y Dolores aseguró en alusión a los políticos que la apertura del hospital es buena noticia. "Eso es bueno, que hagan hospitales nuevos, no tienen que cerrar ninguno sino hacer más para que haya más gente trabajando", reclamó.

Sobre un posible temor por ser los primeros en estrenar el hospital y por tanto poder sufrir alguna descordinación, dijeron que no tenían dudas. "Miedo no porque está en buenas manos, los profesionales de Granada son muy buenos", dijeron resaltando el trabajo, por ejemplo, de un cirujano vascular, el doctor Fidel, que hizo todo lo posible por salvarle una pierna que finalmente tuvieron que amputarle.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios