Margarita Xirgu en el barrio del Zaidín

  • La actriz catalana cosechó numerosos éxitos en el Teatro Isabel La Católica, antes de estrenar su 'Mariana Pineda' en el Teatro Cervantes

  • Una calle del Zaidín la recuerda

Cerca de la calle Doña Rosita y perpendicular a Bernarda Alba, nombres de conocidas obras lorquianas, se halla la popular calle Margarita Xirgu, nombre de la magnífica actriz catalana (1888-1969) que paseó su fama por Granada hace exactamente un siglo y años antes de conseguir su éxito nacional con la representación de la obra de García Lorca Mariana Pineda en 1927 en el Teatro Goya de Barcelona.

Leyendo las crónicas de Aureliano del Castillo, asiduo colaborador de la prensa local además de escritor y magnífico dibujante, sabemos de los grandes y repetidos éxitos de Margarita Xirgú en Granada, diez años antes de hacerse famosa con las obras de Lorca. Mariana Pineda con la Xirgú fue estrenada en Granada en abril de 1929 en el Teatro Cervantes nada menos que con los decorados de Salvador Dalí, pero mucho antes y desde 1915 ya venía cosechando la actriz éxitos en los teatros granadinos, tanto en el Isabel la Católica de la plaza de los Campos como en el Cervantes.

Era el teatro una de las aficiones más queridas de la buena sociedad granadina; rara era la familia de bien que no estaba abonada a un palco; entre otras la de Fernando de los Ríos, los Almagro Cárdenas, los Seco de Lucena o los García Lorca y Federico entre ellos. Todos sabían de la fama de la entonces joven actriz Margarita Xirgú. Y fue en el año 1918 cuando más veces se aplaudió en Granada. La crítica se deshacía en piropos ante los nutridos programas que presentaban los teatros, poniendo cada día una obra diferente y de temas muy variados: "Lo mismo cuando calza el alto coturno que el humilde zueco, Margarita Xirgú nos arrebata adueñándose de nosotros. La tragedia y la comedia son campos en los que ella triunfa siempre… Con su dicción insinuante y penetrativa hacía que el público emocionado no cesara de aplaudir", escribía Aureliano del Castillo a poco de llegar la Xirgú a Granada y llenar los teatros con obras tan dispares como la tragedia griega de Eurípides Elektra; o El patio azul, del que fuera también insigne pintor Santiago Rusiñol, tierna historia de amor; Así se escribe la Historia, de los hermanos Álvarez Quintero; o El mal que nos hacen, de Jacinto Benavente, encarnando el papel de Valentina, donde compartía escenario con el granadino Paco Fuentes tantas veces aplaudido por su magistral papel haciendo de Germán. Fueron muchos los papeles y de muchos autores los que elevaron a la fama a la entonces joven actriz, ya conocida en España entera antes de su celebrado éxito con las obras de García Lorca. Había debutado con tan solo 15 años en el Ateneo de Barcelona con el drama del Duque de Rivas Don Álvaro o la fuerza del sino.

Gustaba a la Xirgú venir a Granada y sobre todo a partir de su relación amistosa con García Lorca. Ya la recordamos compartiendo convivencia con la colonia catalana en Granada el 27 de abril de 1923, cuando asistió a la misa para conmemorar a su patrona en la iglesia granadina de la Virgen de Montserrat en la Avenida de Cervantes (ver mi artículo Granada y la colonia catalana, 3, 4, 2017, en Granada Hoy).

Con sus representaciones en las obras de García Lorca (Mariana Pineda, Doña Rosita, Bodas de Sangre, La casa de Bernarda Alba…) quedaría siempre unidas a Granada. Tras su exilio político en 1936 a Uruguay, huyendo de la dictadura franquista, siguió su actividad teatral representando obras de los más grandes autores, hasta que murió en Montevideo en 1969. En 1988 sus restos fueron trasladados al cementerio de Moulins de Rei, ciudad que le vio nacer, donde reposan junto a los de su marido en un modesto, aunque original, monumento pagado por el Ayuntamiento. El animado barrio del Zaidín nos recuerda a esta gran mujer con los rótulos de la calle Margarita Xirgú.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios