El caso Mari Luz revela que "el sistema judicial actual no sirve"

  • Para el presidente del TSJA, el sistema debe cambiar en su totalidad a "un nuevo modelo de Justicia"

La cadena de errores judiciales del caso Mari Luz ha puesto de manifiesto, a juicio del presidente del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, Ceuta y Melilla, Augusto Méndez de Lugo, que "el sistema judicial actual no sirve" y que el modelo judicial debe cambiar "en su totalidad".

Así lo enfatizó el máximo representante de la Justicia andaluza ayer, durante la presentación de la Memoria del Alto Tribunal andaluz de 2007, al tiempo que advirtió que en este asunto concreto, en cualquier caso, a quien hay que criminalizar es "al presunto autor, que hoy está entre rejas".

Para Méndez de Lugo, el "conjunto de errores" que se dio en el caso Mari Luz, "evidentemente, lo que ponen de manifiesto es un sistema judicial que no funciona, y un sistema judicial que hay que cambiar en su totalidad a un nuevo modelo de Justicia".

En la radiografía de la Justicia que el presidente ofreció al hilo del caso Mari Luz, el presidente también se refirió a la "parálisis total" que ha sufrido la implantación del nuevo modelo de oficina judicial del siglo XXI y criticó el hecho de que en el año que ha transcurrido no se haya hecho absolutamente nada.

"Frente a una actividad frenética de los Juzgados y Tribunales, absolutamente nada se ha dado a la luz ni en la implantación de la Oficina Judicial, ni en las reformas legislativas que tanta falta hacen para dar apoyo normativo a todas esas novedades para un nuevo modelo de Justicia", recalcó.

La nueva oficina judicial anhelada por Méndez de Lugo lleva pareja la aplicación de las nuevas tecnologías, un ámbito en el que se ha dado en los últimos años "un salto cualitativo importante". No obstante, a juicio del presidente, en materia informática "hay que llegar a más", pues la modernización no se ha completado ni mucho menos. Así, abogó por la digitalización completa de los expedientes judiciales, de modo que con un simple 'clic' se pueda conocer "perfectamente el iter de todo un procedimiento".

Aunque reconoció que hay días que la tristeza le invade, dijo afrontar los tiempos venideros "con optimismo", y confesó estar esperanzado en que en los próximos años se asienten de una vez, aunque sin prisas ni "políticas de parches", los pilares de un modelo de Justicia nuevo, modernizado. "Si la Justicia llega a ser un día totalmente transparente, ágil y eficaz, habremos dado con el modelo de Justicia que queremos", indicó, a la vez que tildó de "esencial" el consenso entre los partidos, sobre todo entre aquellos que tienen representación mayor parlamentaria, "porque no se puede hacer un modelo de Justicia para un cuatrienio o para ocho años y, luego, el partido de turno que toque en la próxima legislatura lo cambie y haga uno a su medida".

Para concluir su exposición, el presidente quiso referirse a a la "encomiable" labor de los 795 jueces y magistrados que prestan sus servicios en la Comunidad Autónoma de Andalucía. "La mayoría de ellos rebasa con creces los niveles exigibles de trabajo y calidad establecidos en los módulos aprobados por el CGPJ", subrayó, al tiempo que ofreció un dato revelador de su productividad: cada juez dicta una media de dos resoluciones y media o tres al día.

"Los jueces andaluces sirven a la Justicia como servicio público y afrontan su responsabilidad en el 98 o 99 por ciento de los casos, con auténtica profesionalidad, dedicación plena y con vocación", apostilló, recordando que él, año tras año, reclama más medios humanos y materiales para que el funcionamiento de la Justicia sea el adecuado, reduzca sus niveles de pendencia y deje de ser lenta. En ese empeño, los ciudadanos también juegan un papel importante, pues deben tener presente "que a la Justicia no se debe acudir como si fuera un trámite más en la vida ordinaria".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios