Mayores restricciones en las barras de las Cruces para "evitar colapsos"

  • Para instalarlas se deberá tener un permiso especial y todas las garantías de seguridad y salud

Una de las numerosas barras que el año pasado se desplegaron por las ciudad. Una de las numerosas barras que el año pasado se desplegaron por las ciudad.

Una de las numerosas barras que el año pasado se desplegaron por las ciudad. / carlos gil

Granada recupera por segundo año consecutivo uno de los ensueños nostálgicos de la ciudadanía: las barras en el día de la Cruz de Mayo. Eso sí, este año con más restricciones, pues según informó ayer la edil de Cultura, María de Leyva, vienen establecidas en aras de la seguridad y para que la tradicional fiesta discurra correctamente.

Las cortapisas van dirigidas a una actividad que el año pasado pasó más desapercibida, siendo protagonistas los botellones, sobre todo en la zona de Realejo y el Albaicín. Tanto es así que en Plaza Larga se produjo un 'tapón' debido al gentío que colmó el sitio y su entrada principal, la calle Panaderos, suceso que tuvo que solucionar la Policía Local que llegó a cortar el acceso a la plaza a las 18 horas.

Las tres únicas barras en la vía pública estarán en plazas del centro histórico

En todo caso, según apuntan desde el Ayuntamiento, el endurecimiento de las medidas que se aplicarán este año, trata de garantizar la celebración de la fiesta y la diversión de los vecinos, al tiempo, explicó ayer de Leyva, "se garantiza el orden, se evitan embotellamientos o colapsos y se favorecen los flujos de personas".

Cuando el año pasado, -y después de que 'la ley seca' mantuviera el día de la Cruz sin barras-, el equipo de gobierno socialista decidió devolver a los granadinos la fiesta que tradicionalmente se había vivido en las calles con música y barras. En ese momento ya limitó ciertos aspectos como la hora de cierre a las 22 horas, el tipo de música que se debía reproducir -tradicional andaluza y si podía ser, granadina- y que ésta no superara los 70 decibelios. El pasado año el Consistorio recibió en total 75 peticiones de cruces y 10 para la instalación de barras.

Este año y según las bases del certamen, se autorizarán las cruces con barra tanto en patios como en recintos cerrados siempre y cuando cumplan la normativa de seguridad en caso de incendio, accesibilidad y dotación de aseos. Para esto, los interesados deberán obtener la licencia de actividad ocasional o extraordinaria. En este caso solo podrán solicitarlas las cofradías y hermandades o las asociaciones sin ánimo de lucro y que cuenten con tres años de antigüedad en el registro.

En cuanto a las cruces en la vía pública, serán solamente tres las que se monten en el centro histórico: en las castizas plazas de Alonso Cano, Carlos Cano y Universidad. En el caso de los barrios, se permitirá solamente una cruz con barra en cada uno.

En cuanto al siempre polémico tema de la música, si se instalan reproductores -que tendrán que contar limitador-, no podrán subir de los 70 decibelios en la calle, o 90 decibelios en los patios o recintos privados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios