El Metro suspende en la fase de pruebas y cancela el estreno

  • La Junta pospone la inauguración prevista para el 31 de marzo a mayo

  • En la última semana no ha logrado una velocidad competitiva

El Metro suspende en la fase de pruebas y cancela el estreno El Metro suspende en la fase                 de pruebas y cancela el estreno

El Metro suspende en la fase de pruebas y cancela el estreno

Los granadinos que soñaban con estrenar el Metro el próximo 31 de marzo tendrán que buscarse otro medio de transporte para ese día. El consejero de Fomento, Felipe López, se reunió ayer en Granada con los alcaldes de los municipios por los que discurre el nuevo medio de transporte: Granada, Paco Cuenca; Armilla, Gerardo Sánchez; Albolote, Concepción Ramírez y Maracena, Noel López, para, en teoría, analizar la puesta en marcha del transporte. Sin embargo, en esta reunión, se anunció todo lo contrario. La Junta de Andalucía ha decidido "alargar las pruebas en blanco del sistema de transporte" ante las dificultades para alcanzar la velocidad comercial óptima para la puesta en servicio. O, lo que es lo mismo: el Metro de Granada, tras casi diez años de espera vuelve a sufrir un nuevo retraso y será inaugurado, parece ser, a mediados de mayo.

No es la primera vez que el consejero de Fomento, Felipe López, viene con malas noticias a Granada. El pasado mes de noviembre ya le tocó la papeleta de reconocer que el esperado estreno en Navidad era inviable. Antes, se barajó mediados de 2016 y finales de 2015 e incluso en un pequeño tramo, 2011. En noviembre, López achacó el retraso a la petición de prórrogas por parte de dos empresas para ultimar los trabajos de energía, señalización y sistemas.

Sin embargo, en esta ocasión, la culpa, según defendió el consejero es ajena a la infraestructura aunque se están realizando algunos ajustes desde la perspectiva de la integración de los trenes a la vía. Lo que ocurre, según dijo, es que los técnicos han detectado que es imposible cumplir con la velocidad "media" del sistema que, en esta primera fase debía alcanzar los 16 kilómetros por hora teniendo en cuenta las paradas de 20 segundos o el tráfico. Por el momento, no se han superado los 12. "Hemos detectado que el paso del tren por las intersecciones -a lo largo del recorrido suman 57-no se efectúa aún a la velocidad comercial prevista", dijo el consejero quien añadió que existe una segunda disfuncionalidad grave: los obstáculos que el transporte encuentra en su camino entre Albolote y Armilla como coches aparcados, en carga y descarga, peatones o ciclistas que, habituados a vivir sin el sistema de transporte, han tomado literalmente las vías como algo propio. "Tenemos que romper esa inercia para que el Metro conquiste su infraestructura y evitar así problemas de circulación", remarcó el consejero que también restó importancia al accidente ocurrido el pasado 17 de marzo por el que un vehículo chocó con uno de los tranvías en la rotonda de Avenida Argentinita. Aportó datos para avalar la seguridad de este tipo de medio de transporte frente al resto de opciones como el autobús.

Han sido los propios técnicos que trabajan en la puesta en marcha del servicio los que han aconsejado alargar este periodo de pruebas en blanco hasta mediados de mayo. No obstante, y a pesar de este nuevo retraso, el consejero de Fomento garantizó que la fecha prevista para la puesta en marcha a pleno rendimiento se mantiene para finales de julio. También se garantizan las contrataciones previstas de tal forma que, para el citado mes, 112 personas estarán trabajando en torno a la infraestructura. "Lo prudente, responsable y sensato, es prolongar este periodo de pruebas y rodaje, para no afectar a los parámetros de calidad y evitar frustraciones entre los usuarios", incidió el consejero que, llegó a reconocer que, quizás fueron "demasiado optimistas" al anunciar la fecha.

El retraso no solo supone que los granadinos no puedan estrenar la infraestructura en el plazo acordado, otra vez. También, hay miles de euros en juego teniendo en cuenta que el Ayuntamiento tiene prevista una redistribución de las líneas de autobús urbano una vez entre en marcha el nuevo medio de transporte para evitar duplicidades. Estos cambios, que están a la espera del gran estreno, supondrán una considerable reducción del número de kilómetros que realizan los autobuses de la Rober y, también, una pérdida de viajeros.

La portavoz del PP, Rocío Díaz calificó ayer el anuncio del consejero de vergonzoso. "Después de todos los retrasos que se han producido, uno más no nos extraña demasiado", añadió la edil, quien recordó como, hace meses, ya advirtió que sería "imposible" que el Metro echara a andar en esta fecha. Tampoco se cree la nueva. "No se han hecho las obras complementarias, sigue habiendo elementos sueltos en barrios como el Zaidín. Es una tomadura de pelo que se nos está haciendo eterna".

Para el portavoz de Ciudadanos, Manuel Olivares, la noticia es nueva "en cuanto al tiempo pero no al contenido". En este sentido, criticó que la obra no iba a funcionar al 100% a pesar de haber durado casi diez años y costado 560 millones de euros sin contar con los daños sufridos especialmente en el Camino de Ronda que conllevó el cierre de negocios. "Parece que los granadinos están abocados a pagar la mala gestión del PSOE", añadió. Desde Vamos Granada, su portavoz, Marta Gutiérrrez, reprochó la "enésima falta de respeto a los granadinos, con un Metro que no llega, que se suma a una interminable lista de infraestructuras que han acumulado retrasos". Ante esto, exigió explicaciones. ¿Acaso se había anunciado una fecha que no garantizaba la seguridad", se preguntó. El portavoz de IU, Francisco Puentedura, exigió a la Junta que "deje de engañar a los granadinos" ante un nuevo retraso que, según su opinión, viene determinado por la imposición de unas tarifas incompatibles con el sistema de autobuses. "Pedimos al alcalde que exija la puesta en marcha del Metro con transbordo gratuito " remarcó Puentedura.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios