Muere el último inquilino de la Casa del Aire, símbolo contra la especulación urbanística

  • Manuel Prieto ha resistido las presiones en la vivienda que habitó durante más de 30 años

La lucha contra la especulación urbanística perdió ayer a uno de sus símbolos. Manuel Prieto, el último inquilino de la Casa del Aire, un inmueble situado el barrio granadino del Albaicín que es considerado un "símbolo" de la lucha contra la especulación inmobiliaria, falleció tras años de reivindicaciones por permanecer en la vivienda en la que había habitado durante más de 30 años. Una noticia que comunicó el grupo 'Solidarios con la Casa del Aire'.

El inmueble, según recoge Europa Press, ha sido escenario durante años de multitud de protestas para evitar el desahucio de sus inquilinos, pero después de que se tuviera que marchar su penúltima vecina sólo quedaba en él Manuel Prieto. En 2011, con motivo de una movilización vecinal para evitar su desalojo, Prieto explicó que pagaba 88 euros de renta tras más de 30 años de alquiler, pese a los intentos de la inmobiliaria propietaria, Edivara-Varasol, de que se marchase.

Según indicó en su día a los periodistas, la inmobiliaria se negaba a mantener la casa para que fuera declarada en ruinas y él tuviera que abandonar la que había sido su vivienda desde 1980. De hecho, esa sería la única manera de que se fuera, puesto que poseía un contrato indefinido que no podía ser rescindido, según incidió entonces.

En el inmueble había entonces doce viviendas, todas tapiadas con cemento, excepto la de Prieto, después del pasado 19 de enero de 2010, fecha en la que fueron desalojados por orden judicial seis 'okupas' que vivían en el bloque. La Casa del Aire, ubicada entre la cuesta de Beteta y la calle Zenete, se mantiene desde hace años como ejemplo de la lucha contra la especulación urbanística en el Albaicín, y ha concentrado en varias ocasiones, fundamentalmente desde 2010, a numerosas personas contra los desahucios de sus últimos inquilinos.

Según el colectivo Solidarios con la Casa del Aire, los vecinos de este edificio han sufrido durante años "hostigamiento" urbanístico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios