Muere un inmigrante cuando intentaba llegar a Motril en patera

  • El grupo, formado por 35 subsaharianos todos varones adultos, llevaban varios días a la deriva y sin comer · El 112 recibió una llamada desde la patera pidiendo auxilio

La cara más dura de la inmigración se pudo contemplar ayer en Motril: uno de los 35 inmigrantes que salió dos días antes de un punto indeterminado del norte de Marruecos, no llegó con vida a la costa granadina y el resto tendrá en su memoria durante mucho tiempo el auténtico infierno que vivieron hasta que los rescataron, ya que en la costa granadina había un fuerte temporal con olas de cerca de dos metros y ellos estuvieron perdidos y a la deriva durante más de 24 horas, muchas de ellas sin comida y con muy poca agua.

Los 35 inmigrantes subsaharianos viajaban en una patera que fue interceptada por agentes del Servicio Marítimo de la Guardia Civil y de Salvamento Marítimo tras pasar varios días a la deriva y sin comer, con uno de ellos se encontraba muerto en el interior de la embarcación.

Según apuntaba Juan Carlos Rodríguez de Vera, patrón de la embarcación Salvamar Hamal, la patera fue interceptada sobre las 11:30 horas a 18 millas al sur del cabo Sacratif de Motril, después de que sus integrantes telefonearan al 112 sobre las 09:30 horas alertando de que se encontraban a la deriva cerca de la costa granadina y de que en la embarcación llevaban un cadáver.

En el momento de ser localizada los agentes comprobaron que la patera, de unos seis metros de longitud, tenía el motor parado y con "bastante" agua en su interior.

"Había bastante nerviosismo por parte de los ocupantes, el cadáver estaba flotando en medio de los inmigrantes y podría llevar varias horas muerto ya que estaba muy rígido". Además el patrón contaba ayer que "no lo tiraron al mar por encontrarse entre ellos el hermano del fallecido" que lo pudo impedir.

Los inmigrantes llegaron al Puerto de Motril pasadas las 11:30 horas, donde un dispositivo de la Cruz Roja les dispensó una primera asistencia alimenticia y médica, así como ropa.

Todos los ocupantes de la embarcación eran de origen subsahariano, varones y mayores de edad, llevaban varios días sin comer, por lo que cinco de ellos necesitaron una atención especial por parte de los servicios sanitarios de la Cruz Roja.

El cuerpo del fallecido fue examinado en la dársena portuaria por el forense y trasladado al instituto anatómico forense de Granada donde se le realizará la autopsia para determinar las causas de la muerte y donde permanecerá hasta que sea reclamado por algún familiar. Ésta es la quinta patera que llega a la costa en lo que llevamos de año con cerca de dos centenares de inmigrantes interceptados, todos ellos de origen subsahariano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios