Navarro asume la gerencia de la UGR con la austeridad por bandera

  • En su discurso de toma de posesión asumió la importancia de la Universidad como "agente de desarrollo económico y social" y se comprometío a asegurar los pagos

Andrés Navarro fue el hombre más felicitado ayer en Granada: todos querían darle la enhorabuena al nuevo gerente de la Universidad, que tomó ayer posesión de su cargo. Lo primero que quiso Navarro nada más tomar posesión de su cargo fue tener unas palabras de recuerdo para su antecesor en el cargo, Florentino García Santos, el profesor recientemente fallecido, de cuyo comité formó parte durante los tres últimos años. Flamante gerente aseguró en su discurso de investidura que mantendrá su "política económica fundamentada en los sólidos pilares de la austeridad, la sostenibilidad y la eficiencia en el uso de los recursos".

"Esta estrategia financiera, plasmada en los sucesivos presupuestos de los últimos años, unida a la racionalización de plantillas y al impulso de la calidad como criterio de la gestión, definen al actual escenario con unas profundas raíces y perdurables para los próximos años", declaró Navarro, quien asumió que recibe un cargo de mucha relevancia porque pasa a ser "el máximo responsable de la gestión de los servicios administrativos y económicos, asumiendo, por delegación del Rector, la jefatura del Personal de Administración y Servicios" por lo que reflexionará profundamente todas sus decisiones.

En concreto, asume un cargo que cuenta con un presupuesto para el ejercicio 2011 que supera los 430 millones de euros para una institución con 6.904 empleados y 82.000 los estudiantes matriculados. Además, el número de suministradores de bienes y servicios de la Universidad de Granada alcanza un total de 7.362, de los que 5.371 (el 73%) son locales y donde un 92% son pequeñas y medianas empresas y autónomos.

Consciente de que esos datos convierten a la UGR en uno de los "principales agentes para impulsar el desarrollo económico y social de Granada" dijo que en ningún caso "la Universidad va a permitir que los recortes financieros pongan en peligro la solvencia para atender los compromisos de pago con el personal y con los proveedores, ni tampoco la capacidad de la institución para prestar sus servicios docentes, investigadores y de extensión universitaria con la mejor calidad".

"En tal momento hemos de prestar especial atención a la gestión y justificación de los proyectos Campus Excelencia Internacional, Innocampus e Innplanta, brillantemente conseguidos por la Universidad de Granada" porque eso supone "la captación de este tipo de financiación competitiva".

Navarro también reconoció que "en materia de personal, la escasez de recursos por los recortes presupuestarios va a impedir la redacción y puesta en marcha de una Relación de Puestos de Trabajo moderna y actualizada", pero "la Gerencia realizará una decidida apuesta por una modificación técnica de la relación de puestos de trabajo" .

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios