Nevada Shopping: 60.000 visitas al día en el nuevo epicentro del comercio granadino

  • El primer año de funcionamiento del centro comercial ha cumplido las expectativas de su promotor y ha revolucionado el sector y la movilidad en la provincia

Hace justo un año, después de una multitudinaria fiesta de inauguración que también sirvió para estrenar la Navidad, el Nevada Shopping abrió sus puertas para cambiar de la noche a la mañana todo el comercio provincial. Durante más de una década, los granadinos se habían acostumbrado a la presencia del mastodóntico edificio cubierto de mármol verde, y ahora, doce meses más tarde, los consumidores han incorporado con la misma normalidad esta opción comercial a su rutina de compras.

La poderosa atracción que ejerce el complejo -que cuenta con comercios, distintas opciones de restauración y ocio- ha creado un flujo incesante de personas y vehículos hasta Armilla, que se ha convertido, con permiso de la capital, en el nuevo 'centro' de la provincia. Hasta el Nevada Shopping no llegan únicamente compradores (o 'paseantes', que también los hay) procedentes de Granada y su Área Metropolitana, sino también de comarcas más alejadas e incluso de otras provincias, que desembarcan en autocares a las puertas del centro comercial.

Hasta el centro llegan clientes procedentes de provincias como Málaga, Sevilla o Jaén

En el Nevada todo puede ser definido con el adjetivo mastodóntico. Lo son sus dimensiones (280.000 metros cuadrados, de los que 120.000 están destinados a superficie bruta alquilable); su oferta comercial (250 tiendas); y, por supuesto, su afluencia. En el primer año de vida del Nevada, el centro comercial ha registrado más de 22 millones de visitas, según las cifras oficiales de General de Galerías Comerciales. Aunque hay picos y valles -no funciona igual un fin de semana que un lunes; ni hay la misma afluencia en agosto que en septiembre-, si se reparte esta cifra entre los 365 días del año que el centro ha estado abierto se vislumbra el peso que tiene ahora esta opción 'recién llegada' a Granada. El Nevada atrae más de 60.000 visitas cada día, lo que equivale a 1,8 millones al mes. Y las cifras van a seguir creciendo. Según las previsiones oficiales, con la campaña de Navidad el centro rondará los 23 millones de visitas.

"Se han cumplido nuestros objetivos y estamos muy contentos con todos los ciudadanos de Granada y toda su área metropolitana", explicó a este periódico el propietario de General de Galerías Comerciales, Tomás Olivo, que recordó que los vecinos de Jaén, Málaga o Sevilla también se han convertido en clientes del Nevada.

Granada está a punto de vivir su segunda Navidad con el Nevada, pero será la primera con el centro comercial prácticamente al cien por cien. Aunque todavía hay algunos locales vacíos (unos porque no han llegado a ocuparse aún y otros, los menos, porque han cerrado sus puertas, como es el caso de la británica Topshop), el complejo ya cuenta con casi toda su oferta potencial, y ha cubierto algunas de las ausencias que se notaron durante las pasadas fiestas. En diciembre del año pasado, todavía no habían abierto sus puertas ni Primark, ni Fnac, ni MediaMarkt, tres de los establecimientos 'estrellas' del centro comercial.

Tampoco había comenzado a funcionar el Metro, que ha supuesto un antes y un después para el Nevada. La puesta en funcionamiento de la infraestructura, el pasado 21 de septiembre, se ha dejado notar, y mucho, en el aforo del complejo. El Metro, que descarga sus vagones llenos en la parada Sierra Nevada, sobre todo los fines de semana, ha permitido mejorar la afluencia de visitantes durante las mañanas, que suelen ser mucho más flojas que las tardes.

La apertura de las grandes tiendas que quedaban por abrir -aún falta definir el futuro del espacio originalmente destinado al supermercado- y la llegada del Metro han permitido al complejo comercial consolidarse como el nuevo epicentro de las compras, capaz de hacerle la competencia al propio centro de la capital.

Reme, la encargada de la peluquería Barrales, confirma que desde el pasado marzo, superados los primeros meses de arranque (que fueron más difíciles, con excepción de la Navidad), la afluencia y la actividad se han consolidado. Además, la responsable de Barrales confirma que el Metro "se ha notado bastante", ya que ha "enriquecido" mucho a nivel de usuario. Eso sí, Reme echa en falta -al igual que la mayoría de los comerciantes y los usuarios del centro- un supermercado. "Es una gran demanda de los clientes, que podrían venir y salir de aquí con todo", asegura.

La dependienta de una de las jugueterías del centro también coincide en que ha sido un arranque progresivo, y que durante los primeros meses de la apertura la gente era "más reacia" a acudir al centro comercial, sobre todo si llegaban desde la capital.

Desde la zapatería Patricia Villanueva, que también tiene dos establecimientos en el centro, aseguran que un año después de la apertura el Nevada Shopping se ha convertido en la opción preferida de muchos consumidores. "La verdad es que cada vez hay más gente. En el centro ya no hay nadie, la gente siempre quiere venir al Nevada", asegura Esther, la responsable del establecimiento.

En Gocco, sin embargo, aseguran que tanto su establecimiento del Nevada como el del centro histórico funcionan bien, ya que tienen una "clientela fija" que es fiel a cada uno de los locales. "La verdad es que está yendo bien. En verano se notó que la gente de Granada se va fuera, pro en septiembre remontó y los fines de semana siempre está más concurrido", indica Laura, dependienta de la tienda de ropa infantil. En su opinión, para que el centro comercial esté completo no solo haría falta la apertura de un supermercado, sino también un gimnasio que atraiga a "más gente joven".

Ángeles Gómez, dependienta de Misako, llegó a Granada hace siete meses procedente de Barcelona, y reconoce que el centro comercial Nevada presenta "grandes ventajas" para los usuarios, como el hecho de que puedas aparcar con facilidad o que haya unas instalaciones muy amplias con una oferta diversa. En estos últimos meses, Ángeles reconoce que se ha notado un cambio en el perfil de los visitantes, que viene marcado sobre todo por la llegada del Metro. "Ahora vienen más extranjeros, recién llegada notaba la falta de turistas. Ha sido un cambio a mejor".

Los comerciantes están contentos -muchos a pesar del elevado precio del alquiler-, pero los usuarios lo están todavía más. Julia Ruiz, que se confiesa habitual del Nevada, asegura que acude al centro comercial "por la comodidad de tener todas las tiendas juntas", de poder dejar el coche a tan solo unos pasos y por el hecho de estar a cubierto, algo que se nota sobre todo ahora que llega el invierto. Además, Julia apunta que la oferta de las grandes tiendas es "diferente" y que también puede encontrar comercio tradicional. "Hay mucha oferta, sobre todo de zapatos, y las tiendas se han instalado con sus nuevos conceptos, que antes no había". Como pega, la clienta lamenta que todavía no haya ni supermercado ni gimnasio. "Es lo que le falta".

Carla Sánchez confiesa que, aunque prefiere comprar en el centro, hay veces que tiene que recurrir al Nevada si se ha encaprichado de alguna prenda que tiendas como H&M o Zara no llevan a sus establecimientos del centro. "A mí me gusta más la vidilla del centro, entrar y salir de una tienda a otra, pero que estén todas juntas tiene sus ventajas", reconoce.

Esas ventajas son las que han llevado a Álvaro González a que el Nevada sea su referencia a la hora de ir de compras, que no es precisamente una de sus actividades favoritas. "Lo de salir a comprar no es lo mío, pero cuando necesito algo vengo aquí", subraya Álvaro, que reconoce que así lo tiene "todo a mano" y a solo unos pasos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios