Nueva jornada de alcohol y multas en el botellódromo

  • Más de 3.000 jóvenes acuden al recinto y enfadan a los vecinos del entorno de Hipercor

Los vecinos del entorno del botellódromo vivieron ayer una nueva jornada de desesperación. La fiesta de San Lucas motivó un botellón masivo que llenó una vez más las calles de los barrios colindantes al recinto de ríos de gente dispuestos a vivir una nueva jornada de alcohol.

Más de 3.000 personas se congregaron en el recinto que estuvo controlado por la Policía Local, reforzada tras el reciente decreto firmado por el alcalde que tiene como objetivo controlar el botellódromo hasta que se decida qué se va a hacer con él. Sin embargo, para los vecinos no está siendo suficiente. El portavoz de la plataforma contra el botellódromo, Pepe Jiménez, explicó ayer que a los vecinos se les empieza a agotar la paciencia. Llevan varios meses esperando que se convoque una comisión mixta para acabar con este polémico recinto. "Necesitamos que se intensifique todavía más la presencia policial porque los jóvenes siguen haciendo sus necesidades en cualquier parte. No hay servicios y seguimos soportando los ruidos. Vivimos con el miedo a que algún día ocurra una desgracia", detalló Jiménez. No obstante, y pese al pesimismo generalizado, los vecinos se muestran esperanzados en que pronto se dé una solución definitiva ya que "esto no puede seguir así, queremos que los jóvenes se diviertan pero nosotros tenemos también derecho a descansar".

Según detalló la concejal de Movilidad y Protección Ciudadana, María Francés a Granada Hoy, los efectivos locales pusieron a lo largo de la tarde noche 25 denuncias por orinar en espacios no permitidos (algo lógico ya que los baños están cerrados desde hace años), seis por consumo de alcohol fuera del recinto, siete por consumo de drogas, una por venta de tabaco en establecimiento no permitido y dos por venta de alcohol fuera de los horarios permitidos. Faltan por contabilizar las de quienes se quedaron hasta altas horas de la madrugada. Lo peor es que la fiesta no acaba aquí. Al jueves le sigue el viernes y el sábado y por tanto otras dos nuevas noches de juerga etílica en el botellódromo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios