Nuevo juicio contra Chinchilla por otra denuncia por estafa en Las Gabias

  • El promotor ya fue condenado por traspasar bienes para evitar ser embargado

El promotor granadino Pablo Chinchilla tendrá que sentarse el próximo 1 de julio de nuevo en el banquillo de los acusados. Los problemas que al joven empresario granadino le está acarreando su actividad constructora parecen no agotarse nunca. La nueva cita con la Justicia la tiene en la Audiencia Provincial de Granada, tras haber sido acusado por la Fiscalía de haber estafado a una mujer, B.V.A., que entregó a su promotora (Chinar SL) 8.000 euros para la compraventa de una vivienda en Las Gabias cuya construcción "apenas se ha iniciado".

Chinchilla no estará solo frente al tribunal de la Sección Primera. Compartirá el banquillo con P.R., el que fuera su socio en Chinar, y para quien la Fiscalía también solicita dos años de cárcel y 2.700 euros de multa.

Según recoge el escrito de conclusiones provisionales del Ministerio Fiscal, los hechos se remontan al 21 de noviembre de 2005, cuando la afectada y la promotora de Chinchilla firmaron un contrato de compraventa de una vivienda sita en Residencial Ribera del Dílar en Las Gabias. Ese día, la mujer entregó 3.000 euros, y con posterioridad, el 11 de junio de 2006, hizo entrega de otros 5.000 como parte del precio del inmueble, cuya construcción no se ha llevado a cabo.

Fuentes del caso informaron a este diario de que en la causa no existe acusación particular, pues "la afectada se retiró del procedimiento" tras haber e sido devuelto el dinero supuestamente estafado.

Este nuevo juicio se produce después de que, según las referidas fuentes, el Tribunal Supremo (TS) haya desestimado el recurso de casación que la defensa del promotor interpuso contra la sentencia de la Audiencia Provincial de Granada que lo condenó, el 31 de mayo del año pasado, a dos años de prisión y al pago de una multa de 4.500 euros por cometer un delito de insolvencia punible.

Aunque la condena ya es firme, Chinchilla no ha entrado en prisión y probablemente no lo haga, porque su defensa ha solicitado la suspensión de la ejecución de la condena, al reunir el empresario los requisitos que se exigen para poder obtener este beneficio, como son carecer de antecedentes penales y no ser la pena impuesta superior a dos años.

La sentencia de la Audiencia de Granada confirmada por el TS lo condenó por haber traspasado a una nueva empresa que creó junto a su esposa, Inmocapital Chinchilla SL, los dos únicos bienes inmuebles que tenía a su nombre, dificultando de ese modo su embargo para saldar la deuda con otra empresa, Alheconst SL, a la que no pagó la ejecución de parte de la obra de 37 viviendas en Las Gabias. Alheconst, como subcontratista, inició los trabajos de ferralla encargados, pero se le entregaron cuatro pagarés por un importe de 70.000 euros que no pudo cobrar. El afectado en este caso fue uno de los empresarios que en 2009 se subieron a una grúa como medida de protesta ante los impagos.

De momento, la justicia está dando a Chinchilla una de cal y otra de arena. En esa misma sentencia ratificada por el TS, se absolvió de estafa al promotor, al que tampoco consideró culpable el juez de Penal 3 el verano pasado de haber intentado engañar en otra operación inmobiliaria consistente en la doble venta de dos pisos. En esta causa se enfrentaba a 4 años de cárcel.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios