Obras urgentes en la taberna más antigua de Granada por los efectos del temporal

  • IU exige a la Junta y a Urbanismo un control "estricto" que asegure la protección del histórico edificio

El portavoz de Izquierda Unida en el Ayuntamiento, Francisco Puentedura, ya lo veía venir. El edificio donde estuvo situada la taberna más antigua de Granada, la Sabanilla, que data de 1883, está al borde del derrumbe. Eso, a pesar de las incesantes ocasiones en que IU ha exigido una mayor protección sobre esta histórica edificación situada en la calle Tundidores por su inmenso valor.

Según explicó ayer Puentedura, esta semana y tras años de abandono las obras han llegado a este edificio. El problema es que, a su juicio, ni el área de Urbanismo ni la Junta de Andalucía están vigilando esta actuación que no estaría respetando el nivel de protección correspondiente y que se realiza, además, después de que los propietarios hayan recibido un dictamen negativo por parte de la comisión de seguimiento del Plan Especial de Protección y Reforma Interior del Área Centro y del Plan Albaicín. Este órgano de control "dictaminó desfavorablemente la propuesta por no cumplir estrictamente lo ya dictaminado, debiendo presentar una propuesta de reconstrucción estricta del volumen y cubiertas previstas así como de la adecuación de la puerta del local a las características del edifico". Un espacio que además, tal y como denunció ayer Puentedura, perdió en 2017 su nivel de catalogación A (que incluye fachada e interior) después de que se rebajara a B.

El portavoz de IU criticó que los propietarios hayan buscado desde el primer momento que los propietarios hayan propiciado durante años el estado de ruina del edificio sin que el Ayuntamiento haya reclamado las actividades de rehabilitación que debían hacer. "Si no cumplen con las obras el propio Ayuntamiento podría haber expropiado o sacar a un concurso público la enajenación del edificio y un proyecto de rehabilitación. Sin embargo no lo hizo", criticó Puentedura quien recordó que todo esto pasó en la etapa del PP. Pero además, en 2017, estando ya el PSOE en el gobierno, se "ha producido esta bajada del nivel de catalogación para adaptar al proyecto especulativo que defienden los propietarios en un edificio que tenía renta antigua y que ya no la tendrá".

El portavoz de IU, denunció que además, con la excusa del deterioro del edificio por las lluvias y a pesar del citado informe desfavorable los propietarios han iniciado una actuación "a saco". "Urbanismo debe realizar controles de seguridad. Llevamos ocho años con la declaración en ruina y el Ayuntamiento continua con una actitud pasiva ante unos proyectos que no son adecuados mientras se caen elementos estructurales de la fachada".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios