Otura cierra un centro de menores concertado por no tener licencia

  • Llevaba más de dos años funcionando con plazas conveniadas con la Junta para dar acogida a niños inmigrantes · La asociación que lo dirige presentará un recurso para que se suspenda la orden

Llevaba más de dos años funcionando como centro de protección de menores inmigrantes mediante un concierto con la Junta. Sin embargo, la casa de acogida cuya actividad ha sido suspendida cautelarmente por el Ayuntamiento de Otura, no cuenta con licencia de apertura ni cumple con la legalidad urbanística, según informó ayer el Consistorio en un comunicado, en el que resaltó que se habían hecho numerosos requerimientos a la asociación para que subsanase todas las deficiencias.

A la carencia de la pertinente licencia municipal de actividad o apertura, se suma que en el centro, ubicado en la urbanización Los Girasoles de este municipio, "se han llevado a cabo obras de ampliación y modificaciones en la distribución interior incumpliendo la separación de linderos por el alzado posterior y careciendo de licencia de obras", asegura el alcalde, Ignacio Fernández-Sanz. El Ayuntamiento, que envío una notificación a la asociación, estima que "el ejercicio de cualquier actividad que precise licencia de apertura sin haberla obtenido la convierte en clandestina y faculta a la Administración para acordar su clausura".

La asociación Eleva Apromen -que se negó a hacer declaraciones y delegó en el Servicio de Protección de Menores la competencia de informar al respecto- presentará un recurso contencioso administrativo para que se paralice la orden de suspensión mientras no se resuelva el asunto judicialmente, según informaron fuentes de la Junta, que concretaron que los menores seguirán por el momento en la casa. Además, la entidad cuenta con otro centro más de acogida de menores en el mismo municipio, en la urbanización Nueva Otura.

Ambos centros iniciaron el proceso de obtención de licencia en julio de 2006, según explicaron las mismas fuentes de la Junta, a las que les consta que la de este segundo centro de Nueva Otura se consiguió en junio de 2007, mientras que en el caso de la otra vivienda se encontraban "en proceso de obtenerla" y habían pedido un aumento de plazas, tras lo que estaban esperando respuesta del Ayuntamiento, que mantenía "silencio administrativo".

La versión del Consistorio es bien distinta. En sus oficinas consta la solicitud de licencia de ambos centros, pero ninguna de ambas ha sido concedida, apuntan fuentes del Ayuntamiento. "No hay licencia de apertura para ninguna casa de acogida en el municipio", sentencian. En un caso, se denegó por falta de documentación y no se volvió a tener noticias y en el otro, existían deficiencias que no se habían subsanado, según concretaron las mismas fuentes, que añadieron que todos los menores están empadronados en la casa de Los Girasoles y ninguno en la de Nueva Otura.

Las fuentes consultadas en la Junta no pudieron precisar ayer el número de plazas que tenía concertadas con ambos centros, aunque hace un año precisamente, la Delegación de Igualdad y Bienestar Social, de la que depende la protección de la infancia, y por tanto, este tipo de centros, anunció un aumento de 19 plazas gracias a un convenio con esta asociación y con otra entidad. En total existen en la provincia más de una veintena de centros de primera acogida y residenciales para menores inmigrantes, con unas 400 plazas, de las que sólo unas 50 son gestionadas por la Junta directamente, mientras el resto están concertadas con entidades colaboradoras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios