El nuevo PGOU prevé 822 viviendas en el suelo de Vega destinado al PTS

  • El documento mantiene las líneas básicas del que dejó García-Royo, con 20.000 viviendas más y 61.000 nuevos habitantes · La Junta tiene que revisar el Plan, que invade mucho territorio protegido

El hipotético nuevo Parque Tecnológico de la Salud (PTS), ampliado en terrenos de Granada, volvería a llevar viviendas en su interior, según el modelo propuesto por el Ayuntamiento de Granada, que en su nuevo planeamiento prevé la construcción de 822 nuevos pisos en esos terrenos de Vega, que actualmente están protegidos.

Esta cuestión puede ser determinante en la decisión final de la Junta de Andalucía sobre el destino de la ampliación definitiva del PTS, dado que su gerente, Jesús Quero, ya ha manifestado en varias ocasiones que no quiere viviendas en la nueva zona porque considera que ése fue precisamente el error al diseñar la primera fase del Campus de la Salud. La Junta también es muy reacia a permitir la reclasificación de suelo protegido de Vega, sobre todo si el objetivo es hacer edificios residenciales.

En las últimas semanas el PP y el alcalde, José Torres Hurtado, han exigido de modo muy contundente la ampliación del PTS por Granada (al otro lado de la Ronda Sur) y la reclasificación de terreno de Vega por el interés prioritario que tiene para la ciudad esta instalación. Pero en estos días no han desvelado el gran interrogante, que era la inclusión o no de una parte residencial (la actividad más rentable) en la zona. El PSOE sí especulaba con esta posibilidad y acusaba al PP de planear un gran "pelotazo urbanístico" como el que ocurrió hace años con la expropiación de los terrenos del actual Campus.

El nuevo Plan General de Ordenación Urbana que el gobierno local llevará a pleno en pocos días para su aprobación inicial prevé una gran reclasificación de terrenos de más de 2,2 millones de metros cuadrados para que el PTS y la Universidad de Granada tengan cabida en el término municipal de la capital. Se trata de toda la extensión de terreno que hay desde la Ronda Sur hasta el límite de la ciudad con el suelo de los municipios limítrofes del Sur (La Zubia, Huétor Vega, Ogíjares...)

El nuevo uso que tendría ese suelo es dotacional, es decir, una reserva de suelo para edificios públicos o privados con la finalidad de equipar a la ciudad y prestar servicios comunes. Ya en ese suelo se prevé que un 20 por ciento esté destinado a usos lucrativos, aunque relacionados con la actividad comercial (terciario). Esto significa que de los 2,2 millones de metros (567.452 para la Universidad y 1,7 millones para el PTS), la superficie destinada estrictamente al Campus y la UGR es un 80 por ciento. A este porcentaje también hay que restarle los viales y espacios libres que la ley obliga a reservar.

Pero en el nuevo Plan se han dibujado además unas islas situadas en pleno terreno del PTS y la Universidad que están destinadas a la construcción de bloques de viviendas. Son unos 180.000 metros cuadrados distribuidos en cuatro manchas separadas entre sí y en las que tienen cabida 822 pisos (634 libres y 274 protegidos).

Estos terrenos que llevan el nombre de Rebites IV y Rebites V ayudarían a financiar la expropiación o la ocupación directa del suelo necesario para el PTS. Es decir, los derechos para construir de todos los propietarios de los terrenos destinados al Campus se concentrarían en esas islas y en otras zonas residenciales de la ciudad.

Esas 822 viviendas no son los únicos pisos previstos en esa zona de la ciudad. El nuevo PGOU prevé el cambio a uso residencial de otros terrenos próximos a los túneles del Serrallo, lo que permitiría la construcción de más de 2.000 viviendas en la zona colindante a los terrenos reservados para al Campus y la Universidad.

La revisión del Plan General que el Ayuntamiento llevará a pleno este mes conserva los mismos elementos sustanciales que el documento presentado antes de las elecciones municipales (en mayo pasado) por el anterior concejal de Urbanismo, Luis Gerardo García-Royo.

La nueva edil, Isabel Nieto, manifestó que tendría que revisar el plan y negociarlo con la Junta. Pero varios meses después el resultado inicial es el mismo. Eso sí, una vez que se produzca la aprobación inicial, el documento puede sufrir muchas modificaciones, pues tienen que adaptarse a las exigencias de la Junta de Andalucía, que ya se ha mostrado muy contraria a permitir invasiones en terrenos de la Vega.

El nuevo PGOU prevé tres nuevas grandes zonas de crecimiento. Además del área sur (vinculada al PTS), está la zona del Fargue y Canto Grande. Esta última puede ser uno de los mayores motivos de conflicto con la Junta, pues consiste en reclasificar millones de metros cuadrados de Vega en el entorno de la Carretera de Málaga, abarcando incluso la urbanización conocida como Caballo Blanco, donde hay cientos de viviendas ilegales en la actualidad.

En total, el documento presentado pone las bases para la construcción de 20.445 nuevas viviendas, de las que un 39 por ciento serían de VPO. Con una media de 3,5 habitantes por vivienda, el documento pronostica un crecimiento de 61.182 habitantes, lo que supone aproximadamente un 25 por ciento de la población actual de la capital.

La concejal de Urbanismo ha reiterado durante estos últimos meses, y así lo recoge también la memoria del PGOU, que la ciudad tiene necesidad de crecer para no seguir perdiendo población de forma paulatina.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios