El PP achaca el desembalse de agua de Rules a las obras del viaducto de la A-44

  • La plataforma creada para arreglar el puente no se puede inundar, por lo que "se tiran" 1,4 millones de metros cúbicos al día

Con los 1,47 hectómetros cúbicos diarios que se tiran directamente al mar desde la presa de Rules podría llenarse el pantano de Quéntar en sólo trece días y el de Cubillas en menos de veinte.

Así lo estima la vicesecretaria de Infraestructuras del PP, Concha de Santa Ana, quien atribuye el desembalse de agua al mar que se lleva a cabo en la presa desde el pasado 5 de febrero a las obras de reparación del viaducto de la A-44 sobre el Guadalfeo y no al cumplimiento del plan de llenado del embalse, tal y como aseguró la pasada semana la Agencia Andaluza del Agua.

Según explicó ayer la popular, la plataforma de tierra de 204 metros de altura que se ha colocado en la zona para arreglar el viaducto no permite completar la segunda fase del plan de llenado del embalse, que permitiría fijar esta cota en 212 metros. Así, actualmente la cota de agua en la presa se sitúa en los 202 metros.

La plataforma, según destacó, obliga a desembalsar agua para que no se produzca su inundación, de forma que, bajo su punto de vista, el retraso en la apertura de la autovía a la Costa "no sólo perjudica a Granada en el tráfico, sino también en un tema tan sensible como es el agua".

Al hilo de esta cuestión, De Santa Ana recordó que las previsiones de Fomento fijan para el mes de abril el fin de la reparación del viaducto, si bien, para esa fecha ya "se habrán tirado 70 hectómetros cúbicos de agua al mar" de seguir con el ritmo de desembalse actual. Por ello, afirmó que "las infraestructuras que el PSOE hace en Granada están gafadas" y "los viaductos se le están ahogando", ya que, en sus palabras, "la A-44 está con el agua al cuello".

El llenado de la presa de Rules, finalizada en 2003 por el gobierno del PP, fue autorizado en 2006 con el doble objetivo de abastecer a 300.000 personas de la Costa Tropical de la provincia y garantizar el regadío de unas 10.000 hectáreas.

Sin embargo, según valoró el vicepresidente de Electoral del PP granadino, Jorge Saavedra, el desembalse "pone en riesgo" estos propósitos mientras se "sobreexplotan" los acuíferos del Río Verde y Castell de Ferro. Y es que para Saavedra, era "inevitable" que el agua termine tirada al mar tras la unión de la "superministra" de Fomento, Magdalena Álvarez, y la "ineficacia" de la Junta de Andalucía.

Por su parte, el delegado provincial de Medio Ambiente, Francisco Javier Aragón, aseguró ayer en declaraciones a Europa Press que el desembalse de la presa responde a su plan de llenado y seguridad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios